COMPARTIR:

Fuente: StudioFútbol

El Manchester United de José Mourinho se quedó a las puertas de conseguir los tres puntos de Stamford Bridge, pero un gol en el minuto 96 de Ross Barkley, unido a un tanto de Antonio Rudiger en la primera parte, desactivó el doblete de Anthony Martial y dejó las tablas en el marcador

Mourinho, tras recibir el mazazo del empate y al ver que un integrante del banquillo del Chelsea celebró el empate en su cara, saltó tras de él y tuvo que ser frenado por las personas de seguridad y el propio Maurizio Sarri.

Un integrante del banquillo del Chelsea celebró el gol en la cara de Mourinho y este saltó como loco a por él, siendo frenado por el resto de persona de ambos banquillos.

Una vez acabado el partido, Mourinho dio una pequeña vuelta por el campo y levantó tres dedos de su mano, en referencia a las tres ligas que ganó con el Chelsea, pidiendo respeto a la afición de Stamford Bridge.

El empate no sirve para que el United remonte su mala situación y sigue octavo, con 14 puntos, a siete del liderato que, momentáneamente, ostenta el Chelsea con 21 puntos.