COMPARTIR:

Fuente: Ovación (Uruguay)

Primer tiempo:

Uruguay arrancó con muchas imprecisiones en el fondo, tanto para salir jugando como para defender. Con muy poco, Corea del Sur puso en aprietos a la última línea Celeste que le costó hacer pie en los primeros minutos.

Recién después de los primeros 15′, Uruguay empezó a acomodarse en la cancha y a buscar circuitos de juego apoyándose en el buen pie de sus volantes.

Sin embargo, al conjunto del maestro Tabárez le costó pisar el área contraria. Edinson Cavani entró poco en juego y Cristhian Stuani tuvo que replegarse demasiado para entrar en contacto con la pelota.

Las mejores intenciones vinieron por intermedio de Matías Vecino, que se animó a probar desde larga distancia y en reiteradas ocasiones buscó ponerse el equipo al hombro.

Después de la media hora la selección tuvo la pelota, pero siguió sin culminar bien las jugadas. Intentó abrir la cancha, pero le faltó claridad para resolver cada avance.

No fue un buen primer tiempo de Uruguay, que nunca se mostró cómodo en el partido. Por momentos, aún cuando la defensa se pudo acomodar, se vio un equipo partido. Los delanteros quedaron muy aislados y con poca participación. Faltó cambio de ritmo y un jugador capaz de romper y generarle juego a los puntas.

Segundo tiempo:

En el complemento, el maestro realizó variantes. Adelantó a Diego Laxalt y mandó a “Maxi” Gómez a la cancha.

Uruguay se adelantó en el campo y comenzó a tomar tímidamente el protagonismo. Rodrigo Bentancur tuvo la más clara con un zapatazo desde afuera del área que reventó el horizontal.

Parecía que la Celeste comenzaba a dominar el encuentro. Sin embargo, Corea del Sur se puso en ventaja…

Sebastián Coates bajó dentro del área a Hwang Ui-jo. Son Heung-Min se hizo cargo del penal, pero Fernando Muslera le adivinó la intención y le atajó el remate. Pese a ello, la defensa se durmió y el propio Hwang Ui-jo, al que le cometieron el penal, puso 1-0 para el local (64′).

Aún sin tener la mejor producción futbolística, Uruguay llegó rápidamente al empate. Tras una arremetida de Lucas Torreira, que llegó hasta el fondo como un lateral, apareció Matías Vecino por el centro del área y en posición de centrodelantero para mandarla a guardar (71′).

Impulsado por el empate, la selección fue en busca del triunfo; pero los errores defensivos le volvieron a jugar una mala pasada. Tras un tiro de esquina, Jung Woo-Young apareció solo por el segundo palo para empujarla y decretar el 2-1 (79′).

Muy flojo partido de la Celeste. Careció de generación de juego y mostró muchos problemas en el fondo. Perdió por primera vez en la historia contra Corea del Sur (hasta ahora se registraban seis triunfos y un empate) y dejó una pobre imagen.