COMPARTIR:

Fuente: StudioFútbol

El próximo domingo desde las 17h00 en el estadio Monumental se jugará una nueva edición del partido más importante del fútbol ecuatoriano, el Clásico del Astillero. Barcelona y Emelec no atraviesan su mejor momento, han dejado escapar puntos en las últimas fechas por no poder ganar y ahora enfrentarán a su rival de toda la vida con la urgencia de sumar tres puntos.

Afortunadamente para ambos pero más para Emelec que está más cerca de la punta, el líder Macará tampoco ha logrado triunfos en las jornadas anteriores y ambos siguen en pelea por ganar la segunda etapa del campeonato. Emelec con 21 puntos y Barcelona con 18, necesitan si o si triunfar en el Clásico para seguir con vida en sus intenciones de darle alcance a los ambateños que suman 24 unidades. Pero cómo llegan al partido inmortal ambos clubes??. De eso hablaremos en las siguientes líneas haciendo referencia a sus últimos compromisos.

Del lado de Barcelona, pasa una crisis de malos resultados acumulando ocho juegos sin poder ganar. En el duelo del domingo anterior los amarillos tuvieron todo el tiempo la pelota, ante un Delfín que les convirtió un gol y lo defendió, y carecieron de profundidad en los últimos metros. Barcelona tiene serios problemas en la generación de llegadas sobre arco rival, logra entre 2-3 opciones claras de gol promedio por partido y anota poco y nada. Tener más la pelota no lo hace dominar, el volumen de ataque de los toreros cada vez es menor y la tenencia de balón se hace cada vez más improductiva.

Esto último hace que las desconcentraciones de Barcelona sean más notorias, pues le llegan poco a su defensa y le marcan goles mientras que ellos no pueden muchas veces remontar la situación adversa por las pocas posibilidades ofensivas que gestan. Hablemos desde el último Clásico del Astillero (caída 0-2 ante Emelec en el Capwell) hacia acá. Ante los azules Barcelona no generó opciones de gol, luego contra Delfín en casa un balón detenido y un remate de media distancia lo pusieron adelante en el marcador tras mal partido y al final una desatención de la zaga los hizo empatar, frente a Liga en Quito los canarios superaron al rival y lograron tres chances para ganar y la escasa efectividad les pasó factura, y ante los albos en Guayaquil tras el gol de Arroyo y un mano a mano de Díaz ante Gabbarini los barcelonistas no hilvanaron más acciones de peligro. Después vino el cotejo que ya resaltamos, frente a los cetáceos del último fin de semana. Por lo expuesto, no es tanto como dice semana a semana el DT Almada que su equipo domina y supera a los adversarios y solo falla en la definición, hay un mal más grave y es la poca creación de jugadas. Esta tendencia se viene repitiendo y eso hace los ofensivos como Valencia, Marcos Caicedo y Alemán pierdan confianza y seguridad en si mismos, aspecto fácil de palpar ante los cetáceos en Manta. Allí aún estando frente al pórtico contrario, los futbolistas del “Ídolo” decidían dar un pase de más en vez de rematar, eludiendo su responsabilidad, trasladándosela a un compañero que no esperaba el esférico y eso hacía que culminen mal la jugada.

Por su parte, Emelec venía muy bien hace algunas fechas a partir de hacer un gran partido y derrotar a Barcelona en el Clásico anterior. El cuadro azul venía progresando en su identidad de juego, encontrando sociedades de ataque, solidez defensiva, jugadas de conjunto y dominio sobre sus rivales. Hagamos el mismo ejercicio que hicimos con Barcelona ahora con Emelec. Las virtudes que resaltamos del bombillo le sirvieron para vencer, post Clásico, 3-1 a El Nacional en Guayaquil y solidificarse en la punta del torneo. Después llegaron los tres cotejos en que no ha podido vencer Emelec: contra Delfín en Manta sin hacer pie en la cancha, siendo dominado los 90 minutos e incapaz de provocar dos buenos ataques, ante los cetáceos en Guayaquil los eléctricos fueron superiores a su adversario pero los errados cambios de su técnico hicieron que el equipo se desarme, renuncie a la ofensiva y le terminen empatando, y el pasado fin de semana ante El Nacional en Quito el millonario fue mejor en el 1T controlando las acciones, creando ataques, sin pasar apuros defensivos hasta que en 2T las variantes fueron perjudiciales otra vez para que un pobre rival le empate y casi le gane de no mediar la atajada de penal de Dreer.

Emelec luego de convencer ante militares y toreros tuvo tres duelos, en el primero fue un equipo perdido y en los otros dos fue protagonista y ofensivo pero de manera inverosímil no pudo sostener las victorias que conseguía. Pasó por los desaciertos del DT Mariano Soso al reemplazar a sus mejores jugadores como Queiroz, Luna y Matamoros y particularmente ante El Nacional por la irregularidad y bajo nivel de quienes ingresaron, fueron cambios posición por posición pero los que entraron pasaron desapercibidos. Emelec si generó varias ocasiones de gol en los buenos pasajes de fútbol que tuvo durante los encuentros, dominó y tuvo remates al guardameta contrario, pero no pudo sostener su buen rendimiento y terminó siendo encimado por rivales que casi no lo habían inquietado.

Así llegan ambos elencos al Clásico del Astillero de este domingo, sin ganar en el último tiempo… Barcelona envuelto en una crisis de malos resultados y bajo nivel en producción defensiva y ofensiva, mientras Emelec con errores de DT y falta de jerarquía de futbolistas que ingresan a la variante, quienes unos partidos rinden y en otros desaparecen… Desde las lesiones Barcelona llegará mermado también debido a las ausencias de Esterilla y Pineida por suspensión, y por la casi segura baja de Díaz por lesión. El partidos inmortal no conoce de favoritos y mucho menos podríamos darle a uno esa condición con el presente que afrontan, pero lo que si debemos esperar es que alguno logre ganar para que pueda pelearle la etapa a Macará. El domingo el partido es A GANAR O MORIR (CON EL EMPATE) PARA BARCELONA Y EMELEC…