COMPARTIR:
Pere Puntí - MD

Fuente: Mundo Deportivo

Es muy poco habitual que Leo Messi se prodigue saliendo ante los medios después de los partidos del Barça pero su condición de primer capitán ha hecho cambiar sus costumbres. El sábado, tras el 1-1 contra el Athletic, partido seguido sin ganar, hizo de portavoz del equipo señalando el camino a seguir para revertir la situación. Envió un mensaje de alerta con autocrítica apelando a una mayor intensidad y concentración para evitar goles en contra pero a la vez quiso tranquilizar a los culés por esta mala racha del aún líder de la Liga dejando clara su confianza en la plantilla.

Cuando Messi habla se le escucha. El vestuario sabe que hay mucho por mejorar. Busquets habló también tras el KO en Leganés y Luis Suárez, otro peso pesado y amigo de Leo, habló de “falta de actitud en algunos casos” sin especificar en jugadores o situaciones. Sea como fuere, el equipo se ha conjurado. El Tottenham en Wembley es el primer examen este miércoles en la Champions. Toca ganar ya.