COMPARTIR:

Fuente: MD

Los usuarios de la Línea 5 del metro de Barcelona debieron alucinar al ver a Coutinho, uniformado con la camiseta del Barça, dando toques a un balón en el andén de la Estación Fantasma de Gaudí, la que nunca llegó a funcionar, junto a la Sagrada Familia, ahora utilizada para actos como el que llevó al brasileño a presentar allí sus nuevas botas Phantom de Nike. Con los trenes circulando, el jugador azulgrana fue un ‘freestyler’ más en un espectáculo diseñado para la ocasión. Sólo por la habilidad de los presentes, ningún balón acabó en la vía. En el otro andén, una marabunta de periodistas y youtubers que daban sensación de hora punta esperando un tren que no iba a parar. Tomaban imágenes cuando los vagones lo permitían. Original sí fue.

“Un poco oscuro, pero ha sido una experiencia muy interesante. nunca había jugado en el andén de un metro”, explicó Coutinho, quien afirmó que “me encanta la ciudad de Barcelona, ya he pasado por aquí cerca haciendo turismo con la familia y haciendo algunas fotos”.

Preguntado por el presentador del acto y por miembros de la firma deportiva, reconoció tras su debut en la Champions League contra el PSV que “estaba un poco ansioso antes del partido porque no pude disfrutar de esta competición la pasada temporada, pero fue una sensación muy bonita. ¿De interior o de extremo? Espero ayudar al equipo de la mejor manera en cualquier posición, lo importante es jugar”. Se alineó con Messi en su objetivo de ganar esta Champions como sea, aunque abriendo otras opciones: “El Barça entra en todas las competiciones para ganar todos los títulos y claro que vamos a pelear con todo por la Champions. Pelearemos por todos los trofeos, queremos hacer cosas importantes”. Y dejó claro que no le pedirá un lanzamiento de falta a Messi “porque las tira y las marca, eso es lo importante. Es increíble lo que hace, es imprevisible, siempre hace cosas nuevas”.