COMPARTIR:

Fuente: StudioFútbol

La noche de ayer, el ecuatoriano Vinicio Angulo fue la gran figura del partido de Dorados, en el debut de Diego Armando Maradona como director técnico del equipo.

El compatriota marcó tres goles y dio mucho de qué hablar. ‘El Diego’ lo catalogó de “gacela” en la rueda de prensa posterior al compromiso.

En Diario OLÉ no se quedaron atrás, cubrieron de manera completa lo ocurrido con Maradona, pero hubo una nota en particular, hecha por la colega Cecilia Cinalli respecto al ‘show’ de Angulo.

Dejamos la nota del medio argentino a su disposición:

Vinicio Angulo tuvo una noche soñada en Culiacán. Justo en el debut de Diego Maradona como entrenador de Dorados de Sinaloa, el 10 del conjunto mexicano marcó tres de los cuatro tantos en la goleada por 4-1 sobre Cafetaleros. Mientras todos hablan del gran arranque de Pelusa en su nuevo compromiso, a continuación ponemos el foco sobre la otra estrella de la noche: conocé la historia del goleador. 

Vinicio César Angulo Pata nació el 26 de julio de 1988 en Guayaquil, Ecuador. Tras dar sus primeros pasos en la Academia de fútbol de Alfaro Moreno, llegó a Barcelona de Guayaquil, pero en su primer año fue cedido a Independiente del Valle, que en ese momento estaba en la B. Debutó en el 2008, y tras 29 partidos y tres goles, volvió al Barcelona como parte de la llamada renovación del equipo.

Después de un buen paso por el Idolo, donde metió 12 goles en 55 partidos, en el 2012 volvió a Independiente, que ya estaba en Primera División. Sin embargo, más allá de sus ocho tantos, su rendimiento se vio opacado por motivos de indisciplina: fue separado del plantel y tuvo que continuar entrenándose solo. Ya sin lugar en el equipo, pasó a Pacos Ferreira de Portugal, pero su nueva experiencia duró sólo cinco partido y retornó a Ecuador. 

En el 2013 llegó a Emelec, donde disputó 20 encuentros y marcó dos goles. Sin embargo, nuevamente tuvo problemas de disciplina y Gustavo Quinteros, quien era el DT del equipo en ese momento, decidió mandarlo a entrenar con la reserva. Después de darle una nueva oportunidad, finalmente el club decidió rescindirle el contrato, pese a que tenía vínculo hasta el 2016. 

En Nacional, su siguiente club, la historia se repitió. Después de reiteradas faltas a los entrenamientos, decidieron separarlo. Jugó 11 partidos y convirtió cuatro goles. Tras su salida, desembarcó en el fútbol mexicano, y después de pasos por Alebrijes de Oaxaca y San Luis, llegó a Dorados

En el conjunto de Sinaloa, la historia cambió para Vinicio. Con buenas actuaciones, rápidamente se convirtió en una pieza clave del equipo que consiguió el ascenso en el 2015. Ya en la temporada siguiente, volvió a cerrar una gran actuación con 12 goles en la misma cantidad de partidos, y también fue fundamental en la conquista del Torneo Apertura 2016. Pero su gran rendimiento siguió, y con sus tres goles frente a Cafetaleros, llegó a los 28 tantos y se convirtió en el máximo goleador de la historia de Dorados. 

Nota de: Víctor Loor Bonilla