COMPARTIR:

Fuente: Marca Claro

Encuentro legendario. El Estadio Azul vivió su último Clásico Joven en un ambiente de fiesta, nostalgia y orgullo donde Cuauhtémoc Blanco volvió a erigirse como figura azulcremaNo habían transcurrido ni cinco minutos cuando el América demostró a qué venía. Una mano en el área le dio la oportunidad a Cuauhtémoc Blanco para abrir el marcador y revivir gratos momentos en el inmueble de la colonia Nochebuena.

Las Leyendas Celestes contestaron. La Máquina quería hacerse presente en la fiesta de la que fue su casa por más de dos décadas mediante un disparo de larga distancia de Juan Hernández que terminó en el travesaño para el lamento de la afición cementera.Ante la respuesta celeste, la magia azulcrema se hizo presente. Un taconazo de Cuauhtémoc Blanco dejó solo a Jesús Mendoza quien no dudó en fusilar a Norberto Scoponi.

Te podría interesar:   (VIDEO) DT del América sobre R. Ibarra: "Estamos a expensas de las autoridades"

Cruz Azul no se podía quedar sin anotaciones y tras una falta en el área Armando Archundia marcó la segunda pena máxima de la tarde. La afición celeste, totalmente entregada a su equipo, explotó cuando Carlos Hermosillo convirtió el tanto que acercaba a las Leyendas Celestes. El estruendo de la anotación solo se pudo comparar con el lamento que significó el penal fallado por César ‘Chelito’ Delgado justo antes de finalizar la primera parte.

Te podría interesar:   ¿Es justo 'acabar' a Renato Ibarra? // Por @victorloorb

Para el complemento, el duelo sacó su lado más físico al marcarse una mayor cantidad de faltas y generarse un conato de bronca que fue rápidamente disuelto por los propios jugadores.Mientras se daba la batalla en la cancha, la tribuna gozaba cuando el Chelito, Hermosillo o el Tito Villa tocaban el balón todos en busca del empate que nunca llegó. No obstante, el que volvió a aparecer fue Cuauhtémoc Blanco. El ídolo americanista decantó el partido hacia el lado azulcrema con un tiro bombeado que dejó sin nada que hacer al arquero celeste. El Estadio Azul se despidió en medio de una fiesta azulcrema enmarcada por la leyenda de Cuauhtémoc Blanco.

Te podría interesar:   OFICIAL: América separa del club a Renato Ibarra