COMPARTIR:

Fuente: Diario La Nación de Argentina

Era el 2 de mayo del 2013. El español Joseph Guardiola estaba próximo a asumir en el Bayern Munich, en su primer desafío como DT fuera de Barcelona, y la Selección Argentina de Fútbol iba al frente de las Eliminatorias para Brasil 2014 con Alejandro Sabella como entrenador. En ese contexto, el entrenador estuvo en Buenos Aires para dar una conferencia en un teatro colmado sobre la avenida Corrientes. Todos querían escuchar al hombre que había dirigido a Lionel Messi, ganado todo con el club catalán y hecho una revolución en el fútbol.

Te podría interesar:   DEL BARÇA AL PSG: Coutinho aceptaría ir a Francia

Fue la noche que procedió a una cena en la que se encontró y se fotografió con Julio Lamas y Sergio Hernández, sus colegas con historia sagrada en el básquetbol nacional, dónde se alternaron la conducción del seleccionado, además de ser oveja asistente de Lamas allí por cinco años. Estos últimos recordaron aquel encuentro con Pep, en el cuarto capítulo del programa “Entrenadores”, que se emite por DeporTv, y aquel encuentro lo tienen muy presente, cinco años después.

Te podría interesar:   ¿Qué lo frustra a Messi?

“Se acercó a la mesa y preguntó: ¿Esto es siempre así?, confiaron ambos ante la audiencia, respecto del modo en el que se vive el fútbol. Fijaron miradas entre ellos y dieron un paso más. Lamas recordó la situación, en su rol de invitado, y Hernández asintió con la cabeza y cerró la frase a coro. Y enseguida Guardiola amplió: “Yo acá no dirigiría, es demasiado; yo no inventé la sopa de ajo. Definitivamente, no vendría a este país a dirigir porque la expectativa es demasiado alta. Nos ponen en un lugar de dioses al que no podemos acceder”.

Te podría interesar:   MESSI CUMPLIÓ 32 AÑOS: Estos son los objetivos por cumplir en su carrera

Hace unos meses, una persona cercana a Guardiola llegó a ser sondeada desde la AFA para que Pep tomara el cargo vacante tras la salida de Jorge Sampaoli y el “no” llegó de inmediato a través de un WhatsApp. Se siente a gusto hoy en el Manchester City, en Inglaterra, dónde es el entrenador desde 2016 y parece tener sólidos aquellos conceptos que hacen utópica su llegada a la Argentina.