COMPARTIR:

Fuente: StudioFútbol

El ex futbolista ecuatoriano, goleador mundial en su momento y quien con su gol de cabeza ante Uruuguay en 2001 llevó a Ecuador a disputar su primer mundial de fútbol, Jaime Iván Kaviedes, conversó en una entrevista con Carlos Víctor Morales para el programa TARJETA DORADA que se emite semanalmente en redes sociales, sobre los más importantes equipos del país donde militó y sobre su historia y el presente de la Selección Ecuatoriana de Fútbol.

“De Emelec me fui al Peruggia. Pagaron dos millones y medio por el 50 por ciento de mi pase, pero la mitad de mi porcentaje de esa transferencia (que era del 15 por ciento) nunca apareció. Emelec me volvió a comprar al Peruggia en tres millones de dólares para venderme al Celta en 10. Después yo arreglé con Celta en un hotel y luego me dijeron de Emelec que todos habían perdido en la negociación. En ninguna de las dos ventas recibí mi porcentaje. Quise volver a Emelec en 2002 pero el directivo Omar Quintana me cerró las puertas del club literalmente”, habló el “Nine” sobre cómo se dio su traspaso del bombillo al exterior y su vuelta que no se pudo dar al club del cual es hincha confeso.

“Dije siempre que algún día iba a meter el gol que clasifique a Ecuador al mundial y ese día sentí tranquilidad. Me sentí libre y fui a buscar a la persona que confió en mí todo el partido, al Bolillo que fue el que me aguanto y me aguantó. Álex no me tiró un centro, fue una asistencia, como Antonio Valencia que te pone el balón para que solo lo empujes”, indicó el ex futbolista que jugó los mundiales de Japón Korea 2002 y Alemania 2006 con la Tricolor.

Para finalizar la entrevista sobre la llegada de Hernán Darío Gómez como nuevo seleccionador de Ecuador, Kaviedes la ve muy positiva. “Indudablemente que la llegada del Bolillo Gómez le hace bien a Ecuador. El país necesita unirse. En el camino si tienes capacidad, vas a cambiar el porcentaje de personas que están en contra. La Selección necesita volver a creer en ellos como un equipo. Se necesita alguien al frente que no sea solo un entrenador, sino que sea un amigo”, agregó.