COMPARTIR:

Fuente: AS.com

Para sorpresa de todos, N´Golo Kanté, el chico del notable alto y la sonrisa eterna, no rayó al brillante nivel al que nos tiene acostumbrados. El omnipresente centrocampista francés del Chelsea fue sustituido por Didier Deschamps en el minuto 55’ de la fina del Mundial disputada entre Francia y Croacia. Steven N´Zonzi ocupó su parcela en el centro del campo para dotar de cemento al fuerte ensamblaje defensivo francés.

Hasta ese momento, el tímido centrocampista francés no había rendido como de costumbre, por culpa de una presión croata muy constante, pero sobre todo, tal y como afirma Le Parisienlo que mermó su actuación fue una gastroenteritis. Esto probablemente explica, junto al potencial aéreo croata que neutralizaba N´Zonzi, la decisión del seleccionador ‘bleu’ y que finalmente acabó dándole la razón.

Además de ser amonestado rápidamente en el minuto 27, fue sorprendido por ese regate de Perisic en la acción del gol del empate, dónde se le vio pesado para la rapidez de movimiento y desplazamiento a la que nos acostumbra. Recorrió 8,5 kilómetros en los 55 minutos que estuvo sobre el campo y solo recuperó un balón.

Incluso en la celebración, a pesar de la timidez que la caracteriza, se mostró distante del grupo y provocó que fuera de los últimos en fotografiarse con el trofeo. N´Zonzi, el mismo que le sustituyó, tuvo el gesto de pedir la copa para él. Se acercó a Florian Thauvin y le pidió el trofeo para entregárselo al futbolista del Chelsea. Rápidamente fue a que los medios le fotografiasen, y tras los primeros flashes se levantó y devolvió la copa a otro compañero. No quería acaparar.