COMPARTIR:
AS TV

Fuente: AS - Sergio Gómez

“Quizás me quede en el Real Madrid o no. Tego que hablar con mi agente, necesito más minutos”, manifestó en Kiev, sin rodeos, Gareth Bale después de darle Real Madrid la Decimotercera Copa de Europa. El galés comenzó la final ante el Liverpool en el banquillo, pero salió en el minuto 60 sustituyendo a Isco, con 1-1 en el marcador, y marcó dos goles, uno de ellos de época. En plenas celebraciones del éxito del equipo (tres Champions seguidas), Bale se puso en el mercado, desencantado por ver cómo Zidane no contó con él en el once en las noches importantes (ante el PSG, la ida ante la Juve, contra el Bayern, la final…). “Estaba frustrado por no comenzar la final, pero sabía que era capaz de participar en el juego y así lo hice”, recordó Bale en un encuentro con aficionados en su bar, Elevens Bar&Grill.

Tres minutos después de entrar en el césped, pisó el área, cazó un centro de Marcelo y se sacó de la chistera una chilena para la que el meta Kerius no tuvo respuesta, un golazo para la historia. “Fue genial conseguir ese gol, emoción pura. Es una de esas cosas en las que no piensas, simplemente reaccionas. Siempre quise hacer un gol así y fue el mejor lugar para hacerlo”, apuntó el galés, que confesó que no se ha recreado viendo muchas veces las imágenes de esa chilena: “Simplemente me fui de vacaciones e intenté desconectarme, no lo he visto muchas veces. Si no pruebas estas cosas, nunca saldrán”.

Esa desconexión en sus vacaciones no sólo afectó al visionado de su gol, también a la toma de decisiones sobre su futuro. El galés ha optado por la prudencia. Con la marcha de Zidane vio el cielo más despejado y su agente, Jonathan Barnett, canceló la reunión que tenía prevista con el club. Pero Bale espera a incorporarse a la pretemporada el próximo lunes para mantener una conversación con Julen Lopetegui y conocer de primera mano cuál será el rol que el nuevo técnico blanco le tiene preparado ahora que no está Cristiano en el equipo. Bale, que entre su irregular rendimiento y las múltiples lesiones sólo ha podido el 53,3% de los minutos posibles, siempre ha declarado que quiere quedarse en el Madrid, pero no desempeñando un papel secundario.