COMPARTIR:

Fuente: Líbero

Matías Amaya es un ciclista argentino que nació en San Juan, partió desde su país en bicicleta por todo Sudamérica, decidió irse hacia el mundial de Brasil 2014. Lo hizo, y después de darse cuenta que funcionó este trayecto, visualizó llegar ¡A RUSIA!Sabiendo esto era posible hacer, enrumbó su camino que no fue nada fácil.

El fútbol como argentino es también su pasión, el ser un empeñoso deportista funcionó como clave para poder darse motivación en el día a día, en adelante conociendo y buscando nuevos lugares por visitar. Desde Brasil salió y no volvió más a su casa en San Juan – Argentina, comenzó viajando el ‘5 de abril del 2012’, pero la decisión final de ‘perderse por el mundo’ fue apenas terminó la final de Brasil 2014.

“La ruta de mi viaje fue, Argentina, Chile, Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia, Venezuela, Brasil, Uruguay. Volviendo a la Argentina para nuevamente pasar todo Sudamérica y salir hacia Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras, El Salvador, Belice. Tuve que regresar a Panamá para tomar un vuelo hasta España”.

Ahí el buen Matías cuando ya había ‘pasado el charco’ con un vuelo aéreo, en Europa su pasión por el ciclismo lo siguió llevando por fabulosos caminos: “España, Portugal, Francia, Bélgica, Holanda, Alemania, Austria, Italia, Croacia, Eslovaquia, Hungría, Eslovenia, República Checa, Polonia, Letonia, Lituania, Estonia y finalmente Rusia”.

Alucinante todo el trayecto que le dio a su vida en base al pedaleo este personaje de la vida cotidiana, la filosofía de vida que tiene es sorprendente: “Trabajo en cada ciudad que llego, intento ayudar a la gente, porque el dinero lo necesito para comer y para dormir, si alguien me da un lugar para dormir y comer, tengo dos manos y mucho sudor para entregar en una especie de trueque, no necesito mucho dinero”.

NO TE LO PIERDAS: “Renuncié al banco donde trabajaba para alentar a mi selección”

Ante la consulta de si podrá ver el partido asumió que ‘no tiene dinero’, pero él en forma de trueque estaría encantado de poder hacer algo para ‘ganarse’ la entrada. Haciendo un poco de cálculos y números del viaje hecho, él comentó que solo necesita ‘4 o 5 euros por día’, esto sin tener idea de cuánto invirtió durante todo este tramo de tiempo.

“¿El Mundial en Brasil? Fue fantástico, el clima ayudó mucho a poder disfrutar, porque son más calientes y cercanos desde el ámbito futbolero”. Matías tiene un cartel donde proyecto su ostentoso record de “En 5 años – 80,000 km recorridos con una bicicleta, pasando por 37 países”.

Si lo quieres conocer lo puedes contactar por sus distintas redes sociales. En Facebook “Maty Amaya por el mundo”, Instagram “matyas.amaya” y también WhatsApp: +39-3274695147″. Una fantástica historia que trae Líbero.pe desde Rusia 2018.