COMPARTIR:

Fuente: Mundo Deportivo

Recién finalizado el amistoso ante Austria, donde Neymar marcó un golazo de ‘futbol-sala’ con regate en el área descomunal, el brasileño atendía a los medios de comunicación y pese a la alegría de su gol su rostro sólo expresaba la preocupación por la “extrema dureza de la selección austriaca, parecía más UFC (Ultimate Fighting Championship, artes marciales combinadas con pocas normas)”. Y es que Neymar no olvida que en el Mundial’2014 un terrible rodillazo de Juan Carlos Zuñiga en el Brasil-Colombia no sólo le dejó sin Mundial sino que además estuvo a punto de condenarlo a una vida en silla de ruedas.

Fue el peor momento de su vida. Tras la entrada no sentía las piernas, pensó realmente que el rodillazo le había fracturado alguna vertebra y que no volvería a jugar a fútbol. Abandonó el césped entre lágrimas y en silla de ruedas. La evolución fue más positiva de lo que las primeras sensaciones hacían prever, pero Neymar tuvo que ver la humillante derrota de Brasil ante Alemania (7-1) en la grada y esa sensación no se la saca de la cabeza. Scolari, entonces seleccionador de Brasil, ya había advertido que Neymar era ‘cazado’ continuamente en los partidos sin que los árbitros pusieran freno a esa violencia excesiva. Finalmente, sus peores augurios se cumplieron.

o único que inquieta a Neymar del Mundial es que el juego violento de alguna selección pueda acabar arruinando una Copa a la que llega mejor que nunca. Contra Austria, Neymar marcó su gol número 55 con la camiseta de la canarinha, a uno de Romario, y cada vez más cerca del podio: Pele (95), Ronaldo (67) y Zico (66).

Neymar explicaba que de su lesión en el pie ya está totalmente recuperado: “El trauma por la lesión ya pasó, estoy al 80% y recuperando mi forma física”. La recuperación en Brasil de la fractura en el quinto metatarsiano le ha permitido controlar los tiempos, no forzar para estar preparado para el Mundial, y aunque reconoció que sentía miedo a una recaída, la lesión ya está superada. Neymar será titular en el debut de Brasil ante Suiza y aprovechará estos últimos días de entrenamiento para acabar de coger la forma.