COMPARTIR:

Fuente: StudioFútbol

El martes fue un día importante en el futuro de Neymar . Florentino Pérez demostró, en un gesto personalista del presidente, que está dispuesto a acelerar el fichaje de Neymar por el Real Madrid. Reunión en Londres para coordinar una estrategia común que acerque al brasileño y que le convierta en la estrella de la próxima temporada acelerando los plazos inicialmente pactados de firmar al jugador en el 2019.

Florentino Pérez está indignado con Cristiano Ronaldo por amargarle la fiesta después de la conquista de la 13ª Champions League. El egoísmo del portugués superó cualquier otro episodio de enfrentamiento con la dirección del club. El pulso va más allá porque Cristiano exige una renovación de contrato que le convierta en el jugador mejor pagado del mundo, por delante de Leo Messi y de Neymar .

Florentino estaba dispuesto a mejorar el contrato de Cristiano antes de la final de la Champions y completar su ficha con bonus que pudieran acercar al portugués a las cifras de Messi . Pero la salida de tono de CR7 lo ha interpretado Florentino como un pulso personal que no está dispuesto a soportar y menos si consigue que Neymar vista de blanco después del Mundial de Rusia.

La huida de Zidane visto lo que se aproximaba ha hecho cambiar todos los planes al presidente. Con Zidane en el banquillo y Cristiano ‘calladito’, el Real Madrid habría mantenido la estructura actual – con la incorporación de un portero- pero el adiós de Zidane invita a una revolución que resuelva, bajo el punto de vista presidencial, la dictadura de Cristiano Ronaldo .

Neymar está ayudando a mantener la estrategia del Real Madrid. El club blanco ha dejado que los tiempos la marque Pini Zahavi , silenciando al entorno del jugador, conteniendo a su padre que más que ayudar, perjudica.

Ney no se adaptó nunca al Paris Saint Germain, se siente incómodo en el club y en un campeonato menor, sabe que se equivocó abandonando el Barça buscando ser el número 1 en otro club que no está en la elite mundial. Pero parecía tener asumido que tendría que pasar un año más en el PSG hasta que la marcha de Zidane y la pataleta de Cristiano han cambiado los planes.

El fichaje estrella de la temporada quiere Florentino que sea el de Neymar y que el brasileño sea el faro del cambio después de que el post de la final de Champions de Kiev ante el Liverpool lo escribiera el peor de sus enemigos.

No será fácil porque todo depende de la capacidad que tenga el presidente de convencer al emir de Qatar que tener a Neymar descontento en el club sólo creará mal ambiente en el vestuario. No resultará sencillo porque los 400 millones de euros en los que se cifra la operación son irrelevantes para el emir de Qatar, una de las personas mas ricas del mundo.