COMPARTIR:

Fuente: StudioFútbol

Spierings, delantero del Sparta de Rotterdam, disparó el balón hacia su propia portería desde 30 metros y su portero, para evitar una cesión que era inexistente, intentó parar el tiro con la cabeza en lugar de utilizar sus brazos.

El resultado fue la siguente acción que pese a esto igual el Sparta terminó ganando su partido para suerte de los actores de esta acción desafortunada.

VIDEO: