COMPARTIR:

Fuente: MARCA

Giroud puso con un testarazo inapelable la clasificación para la Champions League al rojo vivo. Un solitario gol del francés dio los tres puntos a un Chelsea que se quedó a tres puntos de su rival, con un partido menos, y a dos del Tottenham con los mismos encuentros por disputar. Conte rompió la mala racha que venía atravesando el cuadro londinense ya que no había podido doblegar al cuadro ‘red’ en los seis últimos partidos. De hecho, el ‘Pool’ había asaltado el Bridge en las dos últimas ocasiones. Nuevo pinchazo del rival del Real Madrid en Kiev que se quedó a cero por segundo partido consecutivo, no marcó en el empate sin goles ante el Stoke en la última jornada. Desde agosto de 2015 no se quedaban sin ver puerta en dos partidos seguidos en Inglaterra.

Liverpool (72), Tottenham (71) y Chelsea (69) disputarán las últimas dos plazas de acceso directo a la Champions League. Los de Klopp tienen un partido más que sus rivales mientras que ‘spurs’ y ‘blues’ tienen dos encuentros todavía por disputar. Newcastle y Leicester serán los rivales de los de Pochettino mientras que Huddersfield y las urracas de Rafa Benítez se las verán con los de Conte.

“No pensamos en Kiev. Nos quedan otras dos semifinales contra Chelsea y Brighton”. Klopp avisó antes de visitar Stamford Bridge de la dificultad de cerrar la próxima participación del ‘Pool’ en la Champions y sus jugadores no supieron responder al plan de Conte. Con Marcos Alonso de vuelta al carril izquierdo, Morata fuera de la convocatoria y Giroud como referencia ofensiva, el Chelsea cerró los espacios, cedió la iniciativa y cortocircuitó al tridente visitante.

Oliver Giroud aprovechó un servicio de Moses para rematar de cabeza y marcar un nuevo gol, cuarto en sus últimos cinco partidos, en un despiste de la zaga ‘red’ que utilizó el francés para marcar su 29 gol de cabeza en la Premier League. Es el máximo realizador con la testa desde 2012 en Inglaterra. De hecho sus seis últimos goles fueron como suplente ya que no marcaba como titular desde mayo de 2017.

Con el balón en los pies, el Liverpool no fue capaz de comprometer el ejercicio defensivo de un Chelsea que impuso el ritmo que quiso y complicó los planes a un Klopp que no fue capaz de dar respuesta a la partida de ajedrez que planteó Conte.Sin espacios en los metros finales y sin Henderson en el timón del juego, fue Alexander-Arnold el que volvió a jugar en la medular por segundo partido consecutivo en la Premier, el ‘Pool’ fue incapaz de inquietar a Courtois.

Salah, que llegó a los 50 partidos con el Liverpool, apenas participó en el juego y se quedó sin ver puerta por tercer partido consecutivo. Solanke, en el último minuto, tuvo la mejor para los de Klopp pero su cabezazo salió por encima del larguero defendido por Courtois.