COMPARTIR:

Fuente: StudioFútbol

El 26 de mayo se enfrentarán el Liverpool y el Real Madrid en la final de la Champions League y para los ‘Reds’ se viene una situación muy complicada ya que Mohamed Salah y Saido Mané -dos de sus mejores jugadores- tendrán el Ramadán, que es el mes en donde los musulmanes practican el ayuno diario desde el amanecer hasta el atardecer.

Que el egipcio y el senegalés practiquen el ayuno preocupa en el equipo dirigido por Jürgen Klopp ya que son dos de los mejores jugadores del Liverpool y ambos son muy decisivos junto al brasileño Roberto Firmino.

El Ramadán empieza el 15 de mayo y termina 14 de junio por lo que la final de Champions está justo en medio.

Según Alberto Moreno, compañero de los africanos en el Liverpool, Salah “se entrena en un 20% por miedo a no lesionarse”.

Pero a fin de cuentas los extremos de los Reds podrían no tener problema alguno por el Ramadán y la final de Champions, ya que acorde a palabras Sami el Musheawi, encargado de Asuntos Culturales del Centro Cultural Islámico de Madrid: “Hay unos preceptos en el Ramadán para no realizarlo, y uno de ellos es viajar a más de 84 km de tu casa. Se acaba de lanzar además un dictamen religioso de las autoridades en la que decidieron que pueden, bajo este concepto de la distancia, dejar de ayunar algunos jugadores porque están en viaje”.

Sami el Musheawi detalló: “Algunos eruditos afirman que mientras están en el viaje y hasta que no retornan a su ciudad pueden interrumpir el Ramadán. Otros estudiosos sostienen que cuando llegue al país al que se dirige (Ucrania) podría volver a ayunar ya que algunos dictámenes religiosos permiten bajo este concepto saltarse algunos días”.

“Dado que algunos días del Mundial de Rusia también coinciden con el Ramadán (dura un mes), existe la posibilidad de empezar el ayuno (uno de los tres pilares de la religión musulmana), interrumpirlo los días que fueran necesarios no sólo por el viaje, sino por alta competición, el Mundial, u otras situaciones personales, y recuperar esos días antes del siguiente Ramadán, cuando ellos quieran, en diciembre, en marzo, siempre que sea antes de la siguiente fecha de ayuno”.