COMPARTIR:

Fuente: MD

Jupp Heynckes, entrenador del Bayern ve a su equipo listo para eliminar al Real Madrid y defiende que si los blancos tienen a Cristiano, ellos tienen a Lewandowski que ha marcado 39 goles.

El árbitro

“No me preocupa, tengo que decir que en toda mi carrera como entrenador siempre me he comportado hacia los árbitros y he sido siempre objetivo con su juicio. Creo que mañana es una semifinal de la Champions y normalmente están los mejores árbitros. Tengo plena confianza en el árbitro de mañana. Conozco bien a Kuipers y tengo que decir que estoy muy tranquilo”.

El penalti contra la Juventus

“Ya lo vi por la tele y me formé mi propia opinión. Puede haber una decisión errónea pero no se puede afrontar un partido con esos pensamientos. Mi credo es no entrar ahí. Conseguir los objetivos deportivamente. Lo otro no está en nuestras manos. Por eso no me preocupo del árbitro. El trío arbitral quiere demostrar también por qué fueron designados para una semifinal de Champions”.

Cristiano

“Ya lo dije antes. Es una semifinal de Champions League. Entre los cuatro mejores equipos hay equipos excelentes. Vamos a ver cómo será el partido de mañana miércoles. Son dos equipos que han eliminado a City y Barcelona, dos grandes favoritos. Mañana será un partido muy importante, como el de esta noche en Liverpool. Respeto a cada equipo y cada jugador y por lo tanto a Cristiano también. Hasta ahora ha tenido una carrera única. En el análisis se consideran todas las cosas, también un jugador así. Pero la Champions la gana el equipo que es más homogéneo y que juega un fútbol óptimo. Y no debemos olvidar que nosotros tenemos a un jugador como Lewandowski que esta temporada ha marcado 39 goles oficiales. Yo también podría preguntar quién frenaría a Lewandowski”.

¿Cristiano o Lewandowski?

“Eso es una pregunta que no se plantea para los dos equipos. Está en la cabeza de un periodista, pero no es un tema importante para los dos clubes. El Bayern está muy contento con Lewandowski. Ha tenido una cuota enorme de goles. Es un jugador muy positivo, que siempre rinde, que hace todo por el fútbol y que se mantiene en forma. No me planteo esa pregunta”.

Zidane

“Ya me he enfrentado a grandes compañeros. Arrigo Sacchi, Marcelo Lippi… Todos entrenadores fantásticos. Tengo que decir que soy un gran admirador de Zizou. Como jugador antes y también como entrenador. Me gusta cómo juega el Madrid al fútbol desde que él es entrenador. Lo tranquilo que vive los partidos y cómo los sigue. Eso me demuestra que es una persona que no se para a pensar en la opinión publica. Es una persona que observa los 90 minutos con tranquilidad. Es una impresión que ya tenía de él como persona. Es un entrenador modélico”.

El partido

“Para cada entrenador es un rival digno. No era mi intención estar hoy aquí. Yo ya había terminado mi carrera. Es algo extraordinario volver otra vez al escenario del fútbol a una edad bastante mayor. Y por supuesto tener el privilegio de haber llegado a semifinales, quizás llegar a la final y a lo mejor incluso eliminar a un rival como el Madrid, en el que también fui entrenador. Siempre hubo grandes duelos entre Bayern y Madrid. Tiene mucha tradición. Mañana millones verán el partido por televisión, con pasión, con alegría y también con tristeza. Pero son los partidos que uno, como jugador, se prepara y entrena para ellos. Para un entrenador son momentos estelares, que muchos otros entrenadores no van a tener. Sé apreciar ese hecho. Soy una persona tranquila y sobria y tengo que decir que acepto el encuentro tal y como es, sin grandes emociones. La alegría, las emociones, se verán durante el partido. Desde mi experiencia, ambos equipos van a proporcionarnos un deleite futbolístico. En ambos equipos hay jugadores de talla mundial, los dos juegan un fútbol atractivo. Será un partido abierto porque para mí no hay favorito. Pero tengo una buena sensación”.

Trabajo

“Si no hubiese trabajado de una manera concentrada no hubiésemos ganado el título de la Bundesliga. Yo amo el fútbol y si hago un trabajo lo hago al 100%. Hoy las cosas son como son, el entrenador es el responsable, el que toma las decisiones, pero tú debes debe funcionar, tener química. Lo más importante para llegar a la final es tener buenos jugadores y con esos jugadores formar un equipo. Antes de la temporada, de volver al Bayern, dije que la Champions la gana quien juega de manera homogénea, quien está unido, quien lucha y actúa de forma disciplinada. Se ha demostrado hasta ahora. Los cuatro semifinalistas aportan eso. No se puede comprar una Champions. El equipo tiene que entenderse humanamente, crecer. Entonces puede funcionar. En el Madrid del 98 había las ganas de ganar la Champions. Ahora nosotros estamos en una situación parecida. Queremos llegar a la final pero hay un rival que quiere impedirlo y ese rival es el Madrid”.

El Real de Madrid de 1998

“Vivo en el presente. Tuve también una exitosa carrera como jugador. Pero nunca he mirado atrás. Nunca he visto partidos cuando era jugador ni cuando gané la Champions en el 1998 o 2013. No sé si no me gusta, pero no lo hice y tengo que decir que tengo muchas cosas en mi memoria. En el Amsterdam Arena, contra la Juve de Zidane, Inzaghi, Deschamps, etc. Al final sufrimos porque hubo un tiempo añadido de 5 minutos por el árbitro. Fue un momento bonito tras el pitido final celebrar la Champions. El Madrid recuperó su identidad internacional. Ahora en los últimos años se ha convertido en el número uno. Yo sé cómo es aquí en el Bayern Múnich. La segunda Champions, aunque sea algo diferente, no se siente como la primera. Uno se alegra más cuando gana un título después de mucho tiempo. Tengo muy bonitos recuerdos pero no miro atrás. Vivo en el presente”.

Alaba/Thiago o James

“Se decidirá mañana por la mañana. La alineación nunca la he dado antes y hoy tampoco lo voy a hacer. Pensaré hoy y mañana se lo comunicaré a los jugadores”.

Favoritismos

“Es una semifinal con dos equipos que tienen una tradición enorme en la Champions. No hay ningún favorito. Claro que se puede decir que el Madrid ganó dos veces la Champions. Y tienen una ventaja por eso quizás. Pero estamos en muy buena forma. Estamos jugando una temporada extraordinaria pero la queremos coronar llegando a la final de la Champions League el próximo martes”.

James

“Cuando llegué al Bayern el 7 de octubre, James estaba un poco hundido. No estaba en buena forma, no se sentía bien. Me encargué. Hablé mucho con él. Poco a poco ganó confianza. Ahora se ha integrado, es más abierto y se siente más libre. Y tengo que decir que nuestros espectadores están fascinados cuando ven jugar a James. Ha tenido una evolución genial. Tiene fantasía, visión de juego. Y lo mas importante para su proceso de integración es que se abrió, que se siente a gusto en Múnich. Eso es esencial. Además estudia alemán. No es tan fácil para un hispanohablante hablar en alemán. Pero me tiene a mí, con quien puede hablar un poco en alemán”.

Arturo Vidal

“Los equipos que han llegado a semifinales tienen que asumir ese riesgo de lesiones. Arturo, para mí, que ya lo tuve en Leverkusen, es un jugador muy importante y sigue siéndolo. Pero estos grandes equipos pueden compensar estas bajas y tenemos que hacerlo. Es una pena por él, precisamente él, que con la Juventus jugó la final y no pudo ganarla. Eso es doloroso. Es un jugador de talla mundial. Es una pena para un jugador como él, con grandes sueños, que no pueda estar. Pero el equipo luchará por él, por Arturo, para que pueda disfrutar y levantar la Champions”.

Su estilo

“Mi estilo de liderazgo no ha cambiado. Por supuesto que el fútbol ha evolucionado pero no dejan de ser personas, seres humanos, los que están en el terreno de juego. Personas con caracteres diferentes, sensaciones diferentes. Mi gran fuerte es mi gran experiencia, competencia, saber liderar a la gente. Me considero un líder de personas. Porque los jugadores, da igual si son el número 23, necesitan cariño, elogio, liderazgo, igual que la superestrella. Siempre lo hice así. Tenemos un ambiente genial dentro del equipo y solo así se puede tener éxito, el gran éxito. Por eso soy muy optimista. Pero hay que ser objetivo y reconocer que en el otro lado hay un equipo con muchísima experiencia internacional. Pero la fe puede mover montañas”.