COMPARTIR:

Fuente: AS

El exseleccionador francés Raymond Domenech ha cargado duramente contra varios de los integrantes de la plantilla que convocó para el Mundial 2010 en un nuevo libro que ha escrito. El ex-seleccionador calificó a los jugadores como “una panda de imbéciles”.

También personificó sus críticas en varios de los integrantes de la lista. Calificó de “diva” a Franck Ribery y de “ejemplo de egoismo” a Samir Nasri además de acusar a Nicolas Anelka de “matar al grupo”. En ese Mundial, el delantero fue expulsado de la concentración por insultar al entrenador durante el descanso del partido contra México en fase de grupos provocando una gran polémica.

En el libro, titulado “Tout Seul” (Completamente solo) que será publicado este miércoles, dedica duras críticas sobre todo a Ribery, Anelka y Henry según recoge la web de France 24. “No era capaz de aguantar a todos opinando sobre todo” dice en el libro.

Además, el seleccionador no escatima en críticas asegurando que “el conjunto francés se crucificó a si mismo, en público y en directo en televisión. Quizá los jugadores se dieron cuenta o quizá no. Como sea, fue demasiado tarde. La máquinaria infernal había comenzado y arrastraba a Francia hasta el abismo” añadió Domenech.

“No aguanto más a esa panda de imbéciles. No me queda energía. He tenido suficiente” asegura en el libro escrito a modo de diario.

Sobre Anelka, confirma lo ocurrido en el vestuario además de criticar su actitud después del encuentro ante México. “Después del partido, se estaba riendo junto a Gallas. Que insensibilidad. ¿Estaban felices de perder?” añadía.

A Henry le acusa abiertamente de manipular al vestuario en su contra para solucionar un enfrentamiento contra Evra. “Evra pensaba que Henry era el topo del vestuario pero Henry convenció a todos de que el topo podría ser yo” añade crítico además de explicar su enfado cuando el delantero le reprochó no ser titular.

Domenech explica que parte del conflicto venía por las envidias en el vestuario y se explaya sobre la situación entre Ribery y Gourcuff. “A Ribery no le caía bien Gourcuff, estoy seguro. Antes del partido de Uruguay le dije: “Tu tienes la manija del partido, depende de ti” y vi la mirada de Ribery. Fue lo peor. Quizá estoy exagerando pero en sus ojos se podía ver odio, desprecio y celos” asegura Domenech.

Como Anelka y Henry, todo el mundo se miraba su ombligo. Cuando las cosas iban mal, todos eran los primeros en saltar del barco. Un jugador me advirtió sobre Ribery en 2008 y yo le di las llaves del equipo. Que idiota soy” sentencia el entrenador en su libro en el que asegura que después de la eliminación encontró consuelo en “unos pocos litros de cerveza”.