COMPARTIR:

Fuente: MARCA (España)

La pena que piden para Ander Herrera, Gabi o Aguirre: dos años de cárcel y seis fuera del fútbol
Cuando la juez de Valencia, Isabel Rodríguez, intentó el sobreseimiento del caso por amaño del Levante-Zaragoza de la temporada 2010-11, muchos se llevaron las manos a la cabeza: “Si una trama así no llegaba a juicio era casi mejor retirar el amaño deportivo del Código Penal. Difícilmente se dará un caso más claro sin mediar una confesión”, aseguran a MARCA fuentes de la Fiscalía. La Audiencia Provincial ha obligado a la juez a reabrir un caso que se dilató bajo su instrucción durante casi dos años. Y a llevarlo a juicio como le pedía de forma tajante la Audiencia Provincial de Valencia. De hecho ya hay una petición de condena para todos ellos: dos años de cárcel para cada jugador que participó en el encuentro y seis años de inhabilitación para todo lo relacionado con el fútbol. En cualquier país: ni jugar, ni entrenar, ni ser director deportivo o ejecutivo.

Todos por igual: coautoría
Es el primer caso de la historia en España en el que un posible amaño llega a la vía penal e involucra a jugadores tan importantes como el capitán del Atlético Gabi, al de River Leo Ponzio, al jugador del Manchester United Ander Herrera o al del Leicester, Iborra.

Para la acusación, la pena propuesta será la misma porque considera igual de grave el que intenta comprar como el que se deja. Aquel encuentro salvó al Zaragoza del descenso, presuntamente a cambio de 965.000 euros que salieron de las arcas del club maño. Hasta nueve jugadores -Doblas, Lanzaro, Ander Herrera, Da Silva, Braulio, Ponzio, Jorge López y Diogo-, además del entrenador mexicano Javier Aguirre y el director deportivo Antonio Prieto, recibieron -siempre según el fiscal- dinero en sus cuentas corrientes que posteriormente retiraron y devolvieron a su presidente (Agapito Iglesias) en efectivo. Ninguno reconoció que fuera para un amaño.

A este dinero se le pierde la pista, pero para los investigadores resultó muy llamativo que los jugadores de aquella plantilla del Levante disfrutasen, en su gran mayoría, de unas vacaciones sospechosamente baratas. Solicitaron a Hacienda el informe de los gastos que habían tenido en sus cuentas la temporada anterior y las diferencias son abismales casi siempre: mientras que en 2011 -presuntamente con el dinero negro del amaño- casi no sacaron dinero, en la anterior había gastos de más de 200.000 en hasta tres casos -Munúa, Caicedo y Jefferson Montero-. La temporada del investigado amaño gastaron 300, 3.290 y 7.000 euros respectivamente. Alguno, como Rubén Suárez, ni un euro.

Al final, la decisión fiscal ha sido la de acusar a todos por igual, citando el concepto de coautoría muy habitual en derecho penal: dos años de cárcel y seis de inhabilitación. Con esta propuesta llegarán todos al juicio que empezará de forma inminente.

Difícil entrar en la cárcel
La pena que solicitan para los jugadores es de dos años por lo que, en condiciones normales y sin más delitos de la misma naturaleza, sería bastante improbable que ninguno de los jugadores terminase en prisión. Hay ejemplos, no obstante, en España de condenas de menos de dos años que se han cumplido en la cárcel, a pesar de no tener antecedentes, como el de Isabel Pantoja.

También sin selecciones
La inhabilitación a la que se enfrentarían los implicados no sólo les afectaría en el ámbito privado de un club de fútbol, sino también en sus respectivas selecciones, con las que tampoco podrían colaborar en ninguna posición laboral. En los próximos días estas peticiones de penas para los investigados se harán públicas desde la Fiscalía de Anticorrupción, donde el hoy Fiscal Jefe es el mismo -fue ascendido- que en su día interrogó a todos los jugadores hace cuatro años, Alejandro Luzón. Sobre su mesa casos tan relevantes como el de la Púnica o Lezo.

El presidente de LaLiga, Tebas, siempre ha defendido el amaño de este encuentro y testificó ante la juez Rodríguez todos los indicios que le llevaron a denunciarlo. Citó a varios testigos -presidentes o directivos de otros clubes- y sólo Lendoiro sostuvo esa versión. Ahora volverán a testificar cuando llegue el juicio.