COMPARTIR:

Fuente: StudioFútbol

Leyendo el titular ya todos saben el final, que tarde o temprano nos íbamos a dar cuenta que Francisco Silva sí llegaría al Club Sport Emelec para la temporada 2018 del campeonato ecuatoriano y CONMEBOL Libertadores.

Pero considero necesario repasar cada detalle ocurrido para el punto final…

“Es una persona que nos defraudó a todos… La verdad que nos defraudó a todos y estamos dolidos. Estoy sin palabras, se van a dar cuenta con el transcurso de las horas de qué es lo que pasó”, contó ‘La Tuka’ Ordóñez después de la final 2017, charlando con los medios de información.

Si analizamos las palabras del atacante ‘cetáceo’, solo ahí está claro que Silva fue un elemento que ocasionó problemas en el momento más importante de la historia del club, y eso deja un mal sabor de boca para cuando alguien quiera contar con sus servicios en otro sitio… al menos para mí.

Una vez que Silva, delante de la prensa, afirmó que estaba lesionado, no se imaginó que lo peor estaba por venir. Tras el título de Emelec, el entrenador Guillermo Sanguinetti lo “desenmascaró” y relató que su ausencia en la final fue por INDISCIPLINA (Su novia estuvo en la concentración)… AJÁ, puntos menos para el defensor.

Esa mentira hizo que se investigue más a fondo el tema, y todos coincidieron en el “Aquí pasa algo”. Desde ahí se filtró que Silva estaba en los planes de Emelec (fuentes periodísticas, no solo rumores), pero Neme (presidente ‘azul’) insistió en que NO estaban negociando con él.

Esta parte de la historia se dio en diciembre 2017. Llegó febrero (2018) y Neme aseguró que no “manoseaba” a futbolistas con contrato; y en ese entonces, Silva ya estaba libre de Delfín; ahí confesó que el jugador era de su interés, siempre y cuando sea ecuatoriano, y era un trámite que lo venía realizando hace un tiempo.

¿Y entonces? Silva llegó a Emelec, ya entrenó y forma parte de la plantilla. ¿Por qué se lo negó al inicio? ¿Realmente nació un interés recién en este 2018? Estos temas traen polémica en nuestro fútbol, porque lo primero que a todos se les viene a la mente es que desde antes de la final se “molestó” al jugador para que cambie de casaca, y que eso trajo incidencias en el camerino.

Pues, en el caso que haya sido así, uno dudaría mucho del compromiso que pueda poner un jugador (como Silva) en su club al ficharlo, porque si ya hizo ese acto con su ex-equipo, ¿Quién quita que no lo volverá a hacer?

A lo mejor, todo fue sano y el tema es tan extraño que uno lo piensa para mal, pero un club y un jugador deben saber llevar a cabo estas negociaciones para evitar involucrar a terceros (Delfín, reclama; los hinchas rivales, lanzan acusaciones al ‘Bombillo’; dirigentes, hacen eco de esta información, alegando que no hay juego limpio).

A lo anterior, me refería a las declaraciones del presidente de AFNA, quien alegó: “El Juego Limpio en el fútbol es una meta complicada de alcanzar, el fichaje de Francisco Silva a Emelec nos aleja aún más”.

A eso me refiero, esa negociación trajo muchísimas críticas. Seguramente, con el tiempo se olvida. El zaguero ya entrenó y está en buen nivel, seguro será del agrado de la afición, pero en caso que después falle… ¿cómo reaccionarán todos?

“Lo que empieza mal, termina mal”, es una frase muy conocida, y no fue un inicio bueno de Silva llegar a Emelec, al menos para los ojos de varios aficionados alrededor del país, pero el punto es que hay que ser prudente y analizar cada aspecto en el que tu club se puede ver involucrado a la hora de contratar a un jugador.

Esperemos que un tema así no se repita y no genere polémicas, porque eso le hace daño a nuestro fútbol…

*Esta opinión es de la responsabilidad de su autor, no representa la postura del medio de información.

Escrito por: Víctor Loor Bonilla