COMPARTIR:

Fuente: MD

El United, a través de Mourinho, parece haber arrojado la toalla en la Premier: “Intentaremos ser segundos”, dijo el portugués, descartándose así de la lucha por un título que acaricia el City. Pep Guardiola, en cambio, se desmarca del discurso de su homólogo: “La liga no está ganada. Aún nos quedan partidos complicados, como el de mañana ante el Burnley”, apuntó el catalán, que insiste en tener en cuenta algunos partidos importantes que les quedan por disputar.

Contento por el esfuerzo que ha realizado el club en el fichaje de Laporte, la gran preocupación es que Gabriel Jesus se recupere cuanto antes: “Estará entre cuatro y cinco semanas fuera todavía”, aseguró Pep, que no pudo concretar si David Silva volverá este fin de semana tras el golpe recibido en la última jornada. Con Mendy en Nueva York, Guardiola intuye su vuelta para marzo: “Le quedan unos dos meses para volver a entrenar con el grupo”.

La mejora del equipo de la primera temporada del técnico catalán a la segunda es evidente. Pep, sin embargo, no se quedó con ningún caso en concreto: “Todos han hecho un gran esfuerzo. Estoy muy contento con todos porque, ganemos o no, nunca nos rendimos”. Uno de ellos, Zinchenko, ha sabido adaptarse al lateral zurdo con gran maestría: “Lo hablamos con el jugador y el staff. Es algo que intuyes, al verlo entrenar”, explicó el de Santpedor, que valoró el intercambio de posiciones: “Si los de delante los puedes mover hacia atrás, mejor. De atrás adelante es mucho más complicado”, concluyó Guardiola, que sabe que el próximo obstáculo puede parecer fácil aunque no lo es. Turf Moor espera al City.