COMPARTIR:

Fuente: SPORT

Sin hacer demasiado ruido, el Milan de Gennaro Gattuso empieza a carburar. Los ‘rossoneri’ encadenan cuatro partidos sin perder y dos triunfos ligueros. Ante el Cagliari, supieron sobreponerse a un gol tempranero de Barella y defender el resultado en el segundo tiempo. Con dos dianas, el marfileño Kessie fue el hombre más decisivo del partido.

El Milan saltó al césped con la voluntad de dominar el balón y buscando el arco rival en transiciones rápidas. Justo cuando más intenso era el asedio ‘rossoneri’, el Cagliari golpeó en su primera ocasión clara de gol. Barella recibió el cuero en el vértice izquierdo del área ‘rossonera’, se perfiló hacía el interior y conectó un disparo envenenado al segundo palo que se coló entro los brazos de Donnarumma.

Jarro de agua fría para el Milan, que siguió dominando la posesión, pero moviendo el cuero con menor fluidez. Con el paso de los minutos, los pupilos de Gennaro Gattuso se reencontraron con su juego. Los ‘rossoneri’ generaban peligro penetrando por ambas bandas. Kessie pudo empatar en el minuto 23 con un zurdazo lejano que Cragno desvió con una estirada felina.

El marfileño se resarciría trece minutos después, al engañar al arquero y transformar un penalti provocado por Kalinic. La diana envalentonó aún más a un Milan lanzado al ataque y muy superior en todas las facetas del juego. Los ‘rossoneri’ logarían dar la vuelta al electrónico antes del intermedio. Un disparo lejano de Calabria fue desviado dentro del área por la zaga sarda y el cuero llegó a las botas de Kalinic, que vio abierto a su derecha a Kessie. El marfileño no desaprovecho el envío y batió a Cragno con un disparo seco al primer poste.

La segunda parte tuvo color ‘rossoblu’. El Cagliari le robó el balón al Milan, adelantó líneas e intentó lograr la igualada. Un acoso permanente, pero estéril. Los lombardos se arreplegaron en su propio campo, con las líneas muy juntas, y lograron no sufrir ninguna ocasión manifiesta de gol. No solo eso, sino que los ‘rossoneri’ pudieron aumentar su ventaja en alguna acción aislada. La más clara fue un disparo lejano de Bonaventura teledirigido a la cruceta que Cragno desvió con una manopla salvadora.

En líneas generales el encuentro fue limpio, pero se embarró en los minutos finales con dos expulsiones merecidas, una por cada equipo, por entradas a destiempo. Partido completo de los hombres de Gattuso que suman su segunda victoria consecutiva en la Serie A y ya se encuentran a cuatro puntos de Europa.