COMPARTIR:

Fuente: MARCA

El Manchester United ya no es segundo en la Premier League. El empate en Old Trafford contra el Southampton (0-0) permite al Chelsea adelantar un puesto en la clasificación y, sobre todo, extiende la racha negativa de los de Mourinho en los últimos días del 2017.

Tras caer eliminados por el Bristol City en Copa de la Liga (2-1), los ‘diablos rojos’ han cosechado tres empates consecutivos en el campeonato liguero que les han descolgado definitivamente del liderato: Leicester (2-2), Burnley (2-2) y Southampton (0-0).

Con un partido más que su máximo rival, el City, ya son 14 puntos de desventaja. En la alineación de Mourinho no estaba Ibrahimovic, que se quedó fuera de la lista, y desde el minuto ocho tampoco estuvo Lukaku: chocó contra Hoedt en un balón dividido y cayó al suelo.

Tampoco cuentan desde hace varios encuentros con el ecuatoriano Antonio Valencia por una lesión de la cual ya se está recuperando.