COMPARTIR:

Fuente: MD

‘Gigi’ Donnarumma, portero del Milan de 18 años de edad, ha pedido a través de Mino Raiola, su representante, la anulación del contrato que firmó el pasado verano, con vigencia hasta 2021. El guardameta italiano invoca para ello haber sido sometido a “presiones psicológicas” en el momento de firmar su contrato, un argumento recogido en el código civil italiano como motivo para anular un contrato.

Según publica este martes Il Corriere della Sera, en el momento de la firma del nuevo contrato de Donnarumma hasta 2021 a cambio de 5,5 millones de euros netos por temporada, ni Mino Raiola ni el abogado que actúa en su representación estaban presentes en las oficinas del Milan.

En su ausencia el jugador habría sido sometido a “violencia moral” para que firmase su renovación. El contrato de Donnarumma contempla una doble cláusula de rescisión, según el citado diario: una de 40 millones de euros en el caso de que el Milan no se clasifique para la Champions y otra de 70 si finalmente lograse el pasaporte para la máxima competición continental.

Sin embargo, dichas cláusulas, según Il Corriere della Sera, no fueron depositadas en la Liga italiana, porque el jugador rubricó su nuevo contrato, pero no dichas cláusulas, por lo que no estarían en vigor en estos momentos.

En caso de que el litigio entre el portero y el club lombardo finalizara con la rescisión de su actual acuerdo, Donnarumma quedaría libre a final de la presente temporada, lo que supondría una gran oportunidad de mercado para los ‘grandes’ europeos (el PSG y el Real Madrid podrían entrar en pugna por su fichaje) y para el propio Mino Raiola, experto en obtener grandes ‘tajadas’ en las operaciones con los futbolistas que representa.