COMPARTIR:

Fuente: MD

La UEFA está valorando la posibilidad de incorporar a selecciones de otras Confederaciones fundamentalmente de la Conmebol sudamericana a su Liga de las naciones que empezará en septiembre de 2018. De esta forma la nueva competición de equipos nacionales se convertiría en un ‘Mini mundial’ y , por tanto, en competencia directa de la Copa del mundo de la FIFA. Por su parte la FIFA tal como ha ido informando MD desde hace más de un año, pondrá en marcha su nuevo Mundial de clubs que tomará el lugar de la Copa de las Confederaciones. La UEFA crea una competición que hará la competencia la FIFA y viceversa. ¿Casualidad?

Tampoco hay acuerdo firme en la inclusión del VAR (la ayuda por video arbitraje a los colegiados) que quiere a toda costa en la Copa del mundo Gianni Infantino, el presidente de la FIFA. La UEFA, de momento, sigue con sus árbitros de gol y, eso sí, la tecnología del gol que ya se aplica en la Champions League. La UEFA parece más partidaria de seguir con las pruebas del VAR, no tener tanta prisa, aunque, al final, será la IFAB, en marz de 2018, quien decida cuándo y dónde se va a aplicar, en que competiciones y campeonatos.

No es que exista tirantez entre la FIFA que encabeza Gianni Infantino y el presidente de la UEFA, Alexander Ceferin, pero sí puntos diversos de ver las cosas que deben plantearse y buscar soluciones conjuntas.

Probablemente la primera fricción entre FIFA y UEFA surgió por el nuevo Mundialito, la World Club, que desea organizar desde 2021 en lugar de la Copa de las Confederaciones. Un torneo de 24 participantes (dividido en ocho grupos de tres), con una docena de los equipos de los campeonatos más importantes de Europa. Las preocupaciones de la UEFA están en el tiempo de celebración de ese Mundialito, a mediados de junio, y aunque no todos los grandes conjuntos europeos estarían de acuerdo, sin duda, hay un temor lógico de que desde el punto de vista, incluso económico, este nuevo torneo pueda llegar a ser una competencia para la actual reina de las competiciones de clubs, de la Champions League. Además, en los últimos tiempos, la Conmebol está exigiendo un número más elevado de equipos de su Confederación en la nueva competición. Ha dado como idea la posibilidad de efectuar un ‘play off’ con un conjunto de Oceanía, al estilo de lo que pasa en la Copa del mundo.

Liga de naciones mundial

En el lado opuesto, la FIFA ve con cierto escepticismo y preocupación el proyecto de la Liga de las Naciones Liga. El presidente Alexander Ceferin le está dando vueltas a que en el 2021 al ‘play off’ final de selecciones europeas (los ganadores de cada un de los cuatro grupos de la competición) se añadieran cuatro más. Dos procederían de la Conmebol y otros dos de África y Asia. El presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez, está muy interesado en ese proyecto y lo apoya totalmente. No es ninguna broma. ¿Se imaginan un torneo, por ejemplo,con España, Alemania, Francia, Italia, Argentina, Brasil, Nigeria y Japón? Tendría una potencia en el mercado televisivo enorme y sería una clara competencia para un Mundial que en e 2026 se apliará a 42 selecciones y perderá algo de interés de salida.

El futuro inmediato de las relaciones entre FIFA y UEFA pasa por buscar un equilibrio de intereses ya que las relaciones, como confesaban en Moscú antes de la celebración del sorteo de la Copa del mundo, entre Gianni Infantino y Alexander Ceferin son cordiales. Cada uno, eso sí, defiende con uñas y dientes los intereses de sus respectivos organismos. Y, de momento, en los casos de la Liga de naciones de la UEFA que se puede trasformar en un Mini mundial y en el nuevo Mundialito de clubs de la FIFA, existen intereses contrapuestos. Habrá que ver como evolucionan los acontecimientos.