COMPARTIR:

Fuente: MARCA

El Milan desperdició, una semana más, la oportunidad de acercarse a la zona europea de la Serie A. El 0-0 con el Torino en San Siro les mantiene séptimos, a seis puntos de la Sampdoria, que cierra los puestos de clasificación para la Europa League.

Montella, ante la crisis anotadora ‘rossonera’, optó por jugar con dos puntas de inicio: André Silva y Kalinic. Jugó de inicio con tres centrales (Zapata-Bonucci y Romagnoli), un poblado centro del campo (Bonaventura, Montolivo y Kessié) y dejando las bandas para Suso y Ricardo Rodríguez. El español rozó el gol en la primera parte al saque de una falta.

La puesta por los dos puntas no funcionó. André Silva, que suma ocho goles en nueve partidos de Europa League, no carbura en Liga: aún no ha visto puerta. Kalinic tampoco funcionó. El ex de la Fiorentina dejó su lugar en el 77′ a Cutrone entre sonoros silbidos.

Pudo ser peor incluso… de no haber sido por Donnarumma. El ‘Toro’ rozó el triunfo en el 86′. Sin embargo, respondió bien el meta del Milan al detener un gran cabezazo de Belotti y el posterior rechace de Iago Falque, que entró en lugar de Ljajic en el 69′.

El Milan rozó los tres puntos en el 93′. Sin embargo, vio cómo le anulaban un gol a Cutrone. El Milan, por cuarta vez consecutiva en casa, se queda sin marcar. Es algo que, según Opta, sólo le había sucedido otras dos ocasiones en su historia.