COMPARTIR:

Fuente: MKT Registrado

Tras su último triunfo en Costa de Marfil consecuente clasificación como primero en su grupo a la próxima Copa del Mundo, Marruecos es hoy una de las selecciones con el mayor número e futbolistas de procedencia extranjera entre sus filas, totalizando 18 de 25 desde su última convocatoria.

Obra conjunta de su entrenador, el marroquí, Hervé Renard y la dirigencia, varios de los futbolistas nacidos en países de Europa se inclinaron por jugar para los Leones del Atlas en un gesto que además les permitirá hoy formar parte de una Copa del Mundo.

Cabe destacar que como parte de este proceso, Renard ha insistido a la FIFA por habilitar al ex FC Barcelona, Munir el Haddadi, hispano-marroquí que ya tuvo minutos durante un encuentro amistoso con la Roja hace un par de año atrás.

Así, el once titular del equipo africano es una verdadera mezcla de nacionalidades con: Benatia, Saiss, Belhanda y Boutaib de origen francés; El Ahmadi, Boussoufa, Ziyech y Amrabat nacidos en los Países Bajos; y Munir y Achraf Hakimi de procedencia española.

Lejos de polemizar al respecto, los aficionados del equipo apoyan la moción al entender que los resultados deportivos han dado un salto de calidad inconmensurable.