COMPARTIR:

Fuente: Infobae

Aún resta una jornada de la fase de grupos de la Champions League, pero no es difícil señalar a uno de los 32 equipos que participan de la competencia más importante de Europa como el principal candidato. En cinco partidos el conjunto francés ha demostrado que las piezas pueden encajar rápido y conformar un cuadro que parece ser perfecto.

Veloz, ágil, preciso, vistoso y hasta alegre, así es el París Saint-Germain durante los 90 minutos, al menos hasta ahora. Más allá de las noticias sobre la guerra de egos que trascienden más allá de un vestuario cargado de pesos pesados, sobre el césped lo único que hay es fútbol y del más bonito.

24 tantos en cinco partidos y sólo uno en contra, la mejor marca goleadora de la historia de la fase de grupos de la Champions League y aún resta una fecha. Desglosado aún es más impactante: seis de Neymar, seis de Cavani, tres de Mbappé, tres de Kurzawa, dos de Dani Alves, dos de Marco Verratti, uno de Ángel Di María y el restante en contra. Más de la mitad fueron convertidos en la primera etapa y tres de ellos antes de los 10 minutos.

Con un 4-3-3 , que se transforma en un 2-5-3 por momentos, el entrenador Unai Emery encontró la fórmula para hallar espacios y explotar a sus futbolistas en velocidad, cuando el conjunto rival está replegado en el fondo. Con un esquema dinámico,una idea de juego ofensiva y un mediocampo de transición, ocupado por Adrien Rabbiot, Marco Verratti y Julian Draxler, quien ingresó al 11 titular tras la lesión de Thiago Motta.

La tenencia del balón no es fundamental. Si bien en todos los encuentros ha superado en esta característica a sus rivales, el equipo también se ha mostrado cómodo sin la pelota, ya que la los tres delanteros aguardan con ansias un error del contrario para salir catapultados hacia el arco rival.

A esto se le suma la gracia y la alegría que desde los futbolistas brasileños han contagiado y se nota en el juego. Caños, sombreros, amagues y todo tipo de maniobras que embellecen al deporte son lugares comunes en los partidos del equipo que además es líder de la Ligue 1 con 6 puntos de ventaja sobre el escolta, Mónaco.

Las virtudes individuales son fundamentales. Todos los futbolistas están capacitados para dominar el balón, perfilarse y levantar la cabeza en una sola maniobra -o al menos lo disimulan muy bien- obligando a la marca a tener una reacción casi inmediata ante el mínimo movimiento y a no desconcentrarse nunca.

Para esto, el qatarí Nasser Al-Khelaïfi, dueño de la institución francesa, desembolsó 180 millones de euros (USD 212 millones) por Mbappé y 222 millones (USD 262 millones) de por Neymar, en un mercado de pases que batió todo tipo de récords.

Con Real Madrid dormido, Bayern Múnich golpeado tras la salida de Carlo Ancelotti, Barcelona lejos de su mejor nivel, Juventus encontrando su juego y Manchester City midiendo su fuerza y su capacidad con Josep Guardiola al frente, los parisinos se colgaron el título de candidatos. Falta mucho, aún queda lo mejor, la fase de eliminación, pero el PSG ya sueña con lucir en su vitrina por primera vez el trofeo de la Champions League.