COMPARTIR:

Fuente: StudioFútbol

Desde que el brasileño Neymar desembarcó en el París Saint Germain ha tenido que lidiar con diferentes problemas, varios de ellos dentro del vestuario. Su último inconveniente fue extradeportivo: se mudó hace unos días de la mansión que ocupaba en la localidad de Bougival, a las afueras de la capital francesa, por motivos de seguridad.

Según informó el diario Le Parisien, algunas intromisiones en esa casa, situada en la parte alta de una colina entre frondosa vegetación, y la falta de intimidad han llevado al crack brasileño a marcharse a otra vivienda que ofrece más garantías para su vigilancia. No fueron suficientes las medidas de seguridad privadas ni la atención que prestó la policía municipal, que intervino en varias ocasiones para neutralizar la intromisión de curiosos.

Neymar llevaba desde comienzos de septiembre en la mansión de Bougival, pequeña localidad a unos 20 kilómetros al oeste de París. Esa residencia, la misma en la que vivió el brasileño Ronaldinho entre 2002 y 2004, cuenta con 5.000 metros cuadrados de zonas verdes y 1.000 metros cuadrados habitables. Su alquiler rondaba los 16.500 dólares mensuales.

El periódico Le Parisien también señaló que el futbolista echa de menos de su vida de Barcelona, donde se quedó su hijo Davi Lucca, y recordó que el proceso de adaptación a París también fue arduo para estrellas como el sueco Zlatan Ibrahimovic o el brasileño Thiago Silva, quien actualmente es capitán del equipo.

El portugués Antero Henrique, director deportivo del PSG, está especialmente pendiente de que a Neymar no le falte de nada.