COMPARTIR:
Foto: AGENCIA API

Fuente: StudioFútbol

Empecemos esta nota señalando que el Clásico del Astillero siempre será una obligación de ganar para cualquiera de los dos equipos y como tal siempre supone una especie de presión para las escuadras que quieren hacerse con la victoria.

De esa presión normal por ganar el ‘partido inmortal’ se le puede agregar algunas cosas que van de la mano con la coyuntura del partido.

En el caso particular del partido de hoy, Emelec tiene una posición más ventajosa, está a un punto de distancia de Delfín y así pase lo peor (perder el Clásico) seguirá siendo punto y seguirá dependiendo de sí mismo para llevársela etapa.

Por otro lado Barcelona tiene una posición más complicada, se ha despedido de la posibilidad de ganar la etapa y lucha por meterse a Libertadores, cuatro puntos los separan de Macará, si gana el Clásico quedarán a un solo punto con la ventaja de tener que recibir a los ambateños en el Monumental en la última fecha del torneo.

Sea como sea, el partido será bien disputado e intenso, se entiende que la presión se inclina más para los amarillos, en caso de perder se alejan considerablemente de la Libertadores 2018