COMPARTIR:

Fuente: StudioFútbol

El Manchester City tuvo un invitado no esperado durante el partido ante el Wolverhampton por los octavos de la Copa de la Liga Inglesa.

Se trató de una ardilla que hizo demorar el inicio del juego ya que era más escurridiza que los delanteros del equipo de Pep Guardiola.

Al final pudieron sacarla del campo y llevar a cabo el partido.