COMPARTIR:

Fuente: Marca

Bélgica despidió ante su afición una fase de clasificación muy plácida para ellos: fueron uno de los pocos privilegiados que acudieron clasificados a la última fecha. Delante estaba Chipre, penúltima de grupo y que apenas quiso empañar la preparada fiesta belga.

Los Diablos Rojos de Roberto Martínez saltaron al terreno de juego sin varios de sus habituales titulares: Mertens, De Bruyne, Lukaku salieron a completar la faena a lo largo de la segunda mitad, cuando el partido ya iba 3-0 para los locales.

El partido acabó siendo una exhibición de los Hazard. Eden marcó un doblete y Thorgan se estrenó con la absoluta belga al aprovechar un rechace. Lukaku cerró la goleada de 4 a 0 definitivo. Ya sólo les queda pensar en la gran cita mundialista de Rusia, a la que Bélgica llega con muchas expectativas.