COMPARTIR:

Fuente: Diario AS

Seis meses antes de llegar al Real Madrid, Kaká estuvo a punto de fichar por el Manchester City. Lo desvela el propio jugador brasileño en una entrevista que se publica en el último número de Four Four Two. Al borde del cierre del mercado de verano de 2008, el City había logrado su primer golpe de efecto pagando al Real Madrid 43 millones de euros por Robinho y en invierno se lanzó a por su compatriota.

“No tenía absolutamente ni idea de que el City estuviera interesado en ficharme hasta que hicieron la oferta formal al Milán. Fueron directamente al club”, cuenta Kaká sobre la oferta de 100 millones de libras (entre 102 y 113 millones de euros al cambio de aquel mes en un mercado de divisas muy volátil) que el club inglés trasladó a los rossoneri.

El astro brasileño admite que estuvo a un paso de irse a la Premier League: “Las negociaciones estuvieron muy avanzadas. La única cosa que me separó del City fue mi última palabra. Habíamos llegado al punto en el que habíamos hablados todas las cifras y detalles. El salario que me ofrecían era alto, muy superior al que estaba ganando en el Milán. Entonces me pregunté cómo sería mi vida jugando en Inglaterra, lo difícil que sería mudarse para mis hijos y mi mujer. Todos esos pensamientos estaban dando vueltas en mi cabeza”.

Pero no sólo fueron las razones personales las que hicieron decantarse a Kaká por permanecer en Italia: “Llegué a la conclusión de que no era el momento oportuno para irme al City y el principal motivo fue la incertidumbre sobre la construcción del equipo. No estaba convencido de que fuera a funcionar. Me estaban pidiendo saltar de uno de los clubes más históricos y exitosos de Europa a otro que estaba empezando un nuevo proyecto en el que yo iba a ser la primera gran figura. Era más seguro quedarme en el Milán“. Seis meses después, Kaká sería nuevo jugador del Real Madrid por 65 millones de euros.