COMPARTIR:
Foto-FIFA

Fuente: FIFA

Las obras de los siete estadios de la Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018™ que siguen en construcción se encuentran ya casi terminadas, con el terreno de juego instalado en varios de ellos.

Las otras sedes, las cuatro que albergaron la Copa FIFA Confederaciones y el estadio Luzhniki de Moscú, ya reciben a los aficionados para la celebración de partidos de máxima categoría.

El Ekaterimburgo Arena tiene instalado el terreno de juego y, gracias a las buenas temperaturas, el césped está creciendo en el Rostov Arena y en el estadio de Nizhny Nóvgorod. Los especialistas del estadio de Kaliningrado esperan plantar las semillas del campo la semana que viene, pues todos los preparativos necesarios se han completado.

También la estructura metálica, con un peso de más de 15.000 toneladas, está colocada en esta sede, la más occidental del Mundial del año que viene.

Por otro lado, el encargado de la empresa constructora de Ekaterimburgo ha confirmado que las obras de la cubierta del estadio ya están terminadas.

En el Volgogrado Arena, la estructura de cable tensado del techo se ha izado hasta su punto más alto: 49,5 metros. Ahora se está levantando la membrana de la cubierta del techo, con una superficie total de 77.000 m2, en esta sede en la que se diputarán cuatro partidos de Rusia 2018.

Las obras avanzan a gran velocidad en Saransk, donde actualmente se están instalando las redes de suministro internas y externas del Mordovia Arena, donde también se han colocado el equipamiento tecnológico del terreno de juego y los ascensores. En total, en el sitio trabajan 1.496 personas.

En el Samara Arena está prácticamente terminada la estructura principal, pues 95 de los 96 bloques que la componen se encuentran en su sitio. Además, han empezado los preparativos para la renovación de la zona que circunda el estadio. Se ha demolido el antiguo centro de radio y se han nivelado los terrenos en los que se construirán los nuevos elementos y edificios.