COMPARTIR:

Fuente: Sport

La huida de Neymar no es tan mala noticia. Su marcha al PSG dejará 222 millones de euros en caja y el Barça tendrá el dinero suficiente para hacer los fichajes que permitan una profunda remodelación de la plantilla. No se trata solo de cambiar un crack por otro, sino de trazar un proyecto de futuro en el que Messi (que ha renovado hasta el 2022) continue siendo el eje central del equipo.

El tridente ya ha desaparecido. La MSN es historia. Para lo bueno y para lo malo. Los 363 goles que han marcado entre Messi, Neymar y Luis Suárez en las tres últimas tempporadas es un registro difícil de superar. Y ahora hay que montar una nueva delantera huyendo del modelo actual porque es irrepetible. Y ahí entra el posible fichaje de Dembélé, un extremo ágil, profundo y que serviría para recuperar el ‘estilo’ del Barça.

Dembélé, sin un precio fijo de salida, podría suponer una inversión cercana a los 100 millones de euros. El Barça cree que el Borussia Dortmund aceptaría negociar el traspaso del joven futbolista francés, de solo 20 años de edad. Sería una apuesta de presente y de futuro que permitiría rejuvenecer también la delantera blaugrana.

El problema de Dembélé es que tanto el Madrid como el Manchester City también le siguen los pasos y podrían encarecer la operación.

La otra gran inversión del Barça estaría encaminada en fichar a Coutinho, un centrocampista polivalente que también puede jugar en ataque. El Barça ya ha iniciado las negociaciones con el Liverpool, pero el club inglés ha rechazado una primera oferta de 80 millones de euros por el brasileño. Coutinho quiere venir al Barça, pero la operación puede salir cara: otros 100 millones.

Gastarse 200 millones de euros en dos futbolistas (Coutinho y Dembélé) puede parecer una locura, pero el mercado ha sufrido una gran inflación y el efecto dominó que provocará el fichaje de Neymar por el PSG multiplicará el precio de los futbolistas ofensivos. Es el caso de Mbappé, otra joya francesa de 18 años, por la que el Barça se ha interesado. Pero su precio parece inasumible: 200 millones de euros. El Madrid ha hecho una oferta de 180 millones que el Mónaco, de momento, ha rechazado.

Griezmann también está descartado por la misma razón: el precio. Tiene una cláusula de 200 millones de euros y el Barça no está dispuesto a pagar tanto dinero por un futbolista.

Existe otra alternativa para el Barça que pasa por negociar con el PSG. Es decir, aceptar el traspaso de Neymar por más de 222 millones de euros e incluir futbolistas del equipo francés en la operación. El gran deseado del Barça es Verratti, con el que ya estuvo negociando durante el pasado mes de julio, pero el PSG se negó a venderlo. Ahora existe una nueva posibilidad (aunque mínima) de que acepte incluir al centrocampista en la ‘operación Neymar’.

Otros futbolistas del PSG que también podrían interesar al Barça son Di María y Rabiot y en el caso de que el PSG decidiera negociar también podrían acabar siendo moneda de cambio.

Tampoco hay que olvidar la opción de reforzar la defensa. El Barça está estudiando pagar la cláusula de rescisión de Iñigo Martínez, central de la Real Sociedad, que es de 32 millones de euros.