COMPARTIR:

Fuente: As

Si el PSG no quiere ser sancionado por la UEFA por vulnerar el ‘fair play’ financiero deberá ingresar en traspasos y antes del 31 de enero de 2018 al menos 110 millones de euros, la mitad de la cláusula que pagaría por Neymar, que se eleva a 222 millones. El PSG, además, tendría que hacer frente a los impuestos del traspaso, de un 20% por lo que la operación se iría, según publica BFMTV, a los 280 millones.

En cuanto al salario, según la misma información, el PSG le habría ofrecido al brasileño un contrato de cinco años a razón de 30 millones de euros netos por temporada, muy superior a los 11M€ que cobra actualmente en el Barcelona. También le pagarían los impuestos imputables a su sueldo, como ya hicieran con Zlatan Ibrahimovic, en su momento, y con Thiago Silva en la actualidad. La complejidad de la operación está retrasando la oficialidad del traspaso, ya que el PSG necesita mantener el equilibrio financiero que exige la UEFA.

El medio recuerda que la condición de la UEFA no es vinculante, que el PSG es libre de realizar la operación pero que si no cumple con esta medida, podría ser sancionado para las próximas campañas (18/19).

Hasta el momento, el club presidido por Nasser Al-Khelaifi ha ingresado en traspasos 17 millones de euros por Jean-Kévin Augustin y Youssouf Sabaly. Si se cierra el traspaso de Neymar, el PSG tendría que aligerar fichas y tendría que poner en venta a alguno de sus activos más valiosos: Matuidi, Verratti, Di María, Lucas Moura, Pastore…