COMPARTIR:

Fuente: MD

El traspaso de Leonardo Bonucci al Milan ha levantado ampollas entre los seguidores de la Juventus, que ve como uno de sus baluartes defensivos se marcha a uno de sus máximos rivales en Italia. El italiano fue traspasado por 40 millones de euros y cobrará un salario de 7,5 ‘kilos’ por temporada hasta 2022.

Esta incomprensible marcha para los hinchas de la Juve podría tener una explicación, según RMC. Las informaciones apuntan que la ‘fuga’ de Bonucci habría venido motivada por una pelea con Andrea Barzagli durante la final de la Campions del pasado 3 de junio en Cardiff.

Cuentan que ambos futbolista habrían tenido una fuerte discusión en el vestuario durante el descanso que precisó de la intervención de Massimiliano Allegri. Los dos jugadores casi llegan a las manos, aunque el que se llevó la peor parte fue Dybala, que fue a separar a sus compañeros para poner paz y se habría llevado una bofetada.

Mario Mandzukic, en declaraciones al periodista serbio Darko Meznovic, ha revelado que la pelea se originó durante la previa de la pasada final de Cardiff. Según el croata, Dani Alves puso música a un volumen muy alto en el vestuario de la Juventus cosa que a Bonucci no le gustó nada y se dirigió a él. “Fue hacia Dani (Alves) y le dijo que le rompería las piernas en tres segundos si no paraba la música, a lo que el brasileño le respondió que si perdía la final, todavía tendría tres Champions en su palmarés y Bonucci ninguna”, detalla Mandzukic y añade que “en el vestuario todos nos escandalizamos” al escuchar las palabras de Dani Alves.

“Leo (Bonucci) agarró a Dani por el cuello y cuando estaba a punto de darle un puñetazo, Allegri los separó y tomó la decisión de un verdadero líder: Dijo que le daba igual quién lo había empezado, pero que al final de la temporada los dos serían expulsados”, ha explicado Mandzukic.

Según el croata, “ha sido la decisión más sabia que jamás se haya tomado”, ya que ahora “el grupo está tranquilo y unido de nuevo sin la irritabilidad de Leo ni el dolor de cuello que nos suponía un brasileño como Dani”.