COMPARTIR:

Fuente: EFE

Un aficionado murió y otros tres resultaron heridos durante los graves incidentes ocurridos ayer al finalizar el derbi carioca entre el Vasco da Gama y el Flamengo, correspondiente a la duodécima jornada del Campeonato Brasileño, informaron este domingo fuentes oficiales.

La víctima mortal es un aficionado del Vasco da Gama de 27 años que murió tras recibir una bala en el pecho en una de las puertas de acceso al estadio, según aseguró este domingo por la mañana la Policía Militarizada.

Te podría interesar:   (VIDEO) ¡FIESTA EN EL CAPWELL!: Emelec derrotó a Flamengo

El hombre fue trasladado a un hospital, al que llegó muerto. La policía está investigando ahora de donde salió la bala, aunque varios testigos afirmaron a la prensa que fue un agente quien disparó.

Otras dos personas también resultaron heridos por bala, mientras que el tercer herido, que se escondió detrás de un camión para protegerse de los disparos, recibió el impacto de los vidrios de un vehículo que se rompieron y estallaron con una bala.

Te podría interesar:   Detenido el agente de Courtois, sospechoso de corrupción y blanqueo

Los incidentes empezaron al finalizar el partido, cuando parte de la afición del Vasco da Gama intentó saltar al terreno de juego del estadio de Sao Januário, algo que la policía intentó impedir lanzando bombas lacrimógenas para dispersar.

Parte de los aficionados lanzaron todo tipo de objetos, incluyendo bombas caseras, al césped e impidieron que los jugadores del Flamengo y los árbitros pudieran entrar al túnel de vestuarios.

Te podría interesar:   “Dembélé es como un niño”

Para escapar de los incidentes, varios aficionados intentaron invadir la zona de prensa durante el encuentro, mientras que otro grupo intentó invadir la zona en la que se encontraban los aficionados del Flamengo, aunque fueron impedidos por la policía.

Los incidentes continuaron fuera del estadio, cuando un grupo de seguidores del Vasco da Gama se enfrentaron a los agentes de la Policía Militarizada. Varios testigos aseguraron haber escuchado tiros durante los enfrentamientos.