COMPARTIR:

Fuente: AS

Cristiano alcanzó una cifra mágica: 400 tantos de blanco (401 ya). Lo hizo ante su víctima favorita: le ha marcado al Sevilla 24 goles en 17 partidos (entre todas las competiciones). Además, en el Bernabéu, donde se despide de esta campaña, ha logrado 11 de sus últimos 13 tantos, incluidos dos hat-tricks europeos ante Bayern y Atlético.

Por otro lado el Madrid ha logrado poseer en solitario el récord de partidos consecutivos marcando. Con el tanto de Nacho, el equipo blanco elevó su cifra hasta los 62 encuentros y superó la marca que había fijado el Bayern entre 2013 y 2014. Si ante el Sevilla vuelve a tocar la red, escribirá un nuevo récord mundial.

El Madrid, además, volvió a aferrarse al instinto de Cristiano. El portugués es el máximo goleador del Madrid durante la racha con 40 goles (cuatro de ellos la campaña pasada) y el gran referente de la BBC: lleva 36 de los 62 goles que ha conseguido el tridente esta temporada (el 57%).

Más allá del portugués, el plan B también atesora mucha parte del mérito. En los siete encuentros donde Zidane utilizó las rotaciones masivas (Eibar, Leganés, Sporting, Deportivo, Granada y dos ante la Cultural), el Madrid marcó 33 tantos (4,7 de promedio). De hecho Morata, una de las banderas de esta segunda unidad, es el segundo máximo goleador del equipo durante estos 61 encuentros (20 goles).

El Madrid lleva 384 días sin quedarse a cero en un encuentro (desde el 26 de abril de 2016 ante el City). Los blancos se han mostrado letales en este periodo de 62 partidos: promedian 2,7 goles por choque. En total, desde que Zidane cogió las riendas, el Madrid sólo se quedó sin marcar en tres partidos de 84 (el 3,4%). Los números de Benítez, su antecesor en el cargo, dan valor a lo conseguido por Zizou: el técnico español, con una plantilla muy similar, se quedó sin marcar en cinco de sus 25 encuentros (el 20%).