COMPARTIR:

Fuente: StudioFútbol

El último partido de la Copa del Mundo en tierras norteamericanas fue hace 22 años y ocho meses (8303 días). Fue la final del Mundial 1994 entre Brasil e Italia que se disputó en el Rose Bowl delante de 94.194 aficionados. Desde entonces, el Mundial se ha jugado en Corea del Sur y Japón, Alemania, Sudáfrica, Brasil y las próximas ediciones tendrán lugar en Rusia (2018) y Catar (2022). Las federaciones de fútbol de Estados Unidos, México y Canadá piensan que ya es hora que la fiesta del fútbol vuelva a Norteamérica y por eso han anunciado en el One World Trade Center su intención de albergar la competición en 2026.

“Es un placer estar aquí con nuestros amigos de México y Canadá”, comenzó Alexi Lalas, ex jugador del Team USA. “Será uno de los momentos más históricos del fútbol en CONCACAF”.

“Estamos diciendo hola al Mundial 2026”, dijo Sunil Gulati, presidente de U.S. Soccer. “Hemos estado hablando con las federaciones de México y Canadá sobre traer el Mundial aquí desde hace unos tres o cuatro años”.

La FIFA decidirá en mayo de 2020 el grupo de países que acogerán el Mundial 2026, pero USA, México y Canadá piensan que la competición tiene que volver a Norteamérica sí o sí.

La del 2026 será la primera que se disputará entre 48 países con el nuevo formato de 16 grupos y por eso será más común ver ‘alianzas’ entre países para organizar el torneo.

“60 partidos se jugarán en Estados Unidos, 10 en México y los otros 10 en Canadá”, siguió el presidente de U.S. Soccer. “La sede de la inauguración está en discusión y a partir de los Cuartos de Final, se jugaría solo en Estados Unidos”.

Los tres países tienen experiencia a la hora de organizar torneos de alta calidad. Los Mundiales de 1970 y 1986 tuvieron lugar en México. En 1994, USA acogió el Mundial con el mejor promedio de asistencia de la historia de la competición de la FIFA. Canadá nunca ha albergado la máxima competición internacional del fútbol, pero el Mundial de Fútbol Femenino de 2015 tuvo lugar en tierras canadienses con un promedio de 26.209 aficionados por partido.

USA podría organizar el torneo sin la ayuda de México y Canadá, pero la tensa situación política causada por Donald Trump ha hecho que la unión entre los tres países sea necesaria.

“Tenemos el apoyo del gobierno de Estados Unidos y Donald Trump está feliz que México forme parte de nuestra candidatura”, sentenció Gulati.