COMPARTIR:

Fuente: MD

Un fin de semana más han vuelto a circular imágenes de una pelea salvaje entre padres en un partido de fútbol. Esta vez el escenario fue un partido de juveniles. Se enfrentaban en el campo del equipo Valle del Ebro los locales contra el SD Logroñés, en encuentro de la fase de ascenso a Juvenil Nacional. Todo acabó fatal.

La Policía Nacional investiga la pelea entre familiares de jugadores en el partido de juveniles en Logroño, en la que un hombre agredió a una mujer una vez finalizado el encuentro entre el CD Valle del Ebro y la Sociedad Deportiva Logroñés (SDL). Ambos clubes han rechazado estas actitudes violentas y se han puesto a disposición de las autoridades para colaborar en las investigaciones que se desarrollan. El suceso se produjo el pasado día 8, en un partido de la competición de ascenso a Nacional Juvenil en el que el Valle del Ebro se impuso a la SDL por 3-1.

Una vez finalizado el partido y con los jugadores y el conjunto arbitral en los vestuarios, se produjo una discusión entre familiares de jugadores de ambos equipos e, incluso, un hombre pegó un puñetazo a una mujer, quien ha presentado una denuncia ante la Jefatura Superior de Policía de La Rioja, según han indicado a Efe fuentes de la investigación. El presidente del Valle del Ebro, Borja Jiménez, ha explicado a Efe que hoy se reunirá con responsables de la SDL para, de forma conjunta, mostrarse en contra de la violencia porque “esta tipo de sucesos manchan los valores de la práctica del fútbol”.

Jiménez, de 24 años y quien se encuentra “muy dolido” por todo lo ocurrido, ha añadido que “el Valle del Ebro transmite unos valores que nada tiene que ver con estas actitudes de personas que no deberían pisar los campos de fútbol”. Ha añadido que él se encontraba ya en los vestuarios cuando le informaron sobre la pelea, por lo que regresó al césped e intentó mediar para evitarla.

El Valle del Ebro reúne a unos 300 niños y jóvenes de entre 3 y 24 años, distribuidos en quince equipos, ha señalado su presidente y creador del club, al que ha dedicado muchas horas para “ponerlo en pie” y ahora es “muy triste que ocurran cosas como esta”. Ha abogado por impedir que personas “violentas” entren a los campos de fútbol y, aunque en un principio pensó en dejar la presidencia del club, hoy ha dicho que lo “recapacitará” porque ha recibido muchos mensajes de apoyo y ánimo para continuar.

La SD Logroñés, en un comunicado, también ha expresado su “enérgica condena” ante “cualquier tipo de manifestación violenta en el ámbito de la actividad deportiva”. Ha añadido que el club está recabando la información necesaria para actuar en consecuencia y, desde el primer momento, está a disposición de las autoridades para colaborar en las investigaciones.