COMPARTIR:

Fuente: StudioFútbol

Florentino Pérez mantiene la calma. La remontada del Barça ante el PSG ha levantado muchísimo revuelo mediático, tanto por lo polémico de la actuación arbitral como por la magnitud de la gesta realizada, pero en el Real Madrid saben que ahora que parece que el barcelonismo, desde el equipo hasta la afición, ha resurgido de sus cenizas cuando hace menos de un mes su temporada se atisbaba muy complicada, solo queda otra que apretar y remar en la misma dirección que siempre. Volver al día a día y al desgaste liguero, y que el tiempo y los resultados vayan haciendo el resto.

Ahora bien: al mismo tiempo que la campaña sigue su curso, el presidente madridista también continúa pensando en la próxima. El Real Madrid planifica el futuro y en él está prevista una pequeña revolución en la plantilla, con la salida de algunos cracks y el reforzamiento de posiciones clave… y sobre todo, con uno o más fichajes de renombre que devuelvan la ilusión al madridismo y las ganas de ganar y la competitividad al grupo. Es año de elecciones, como ya hemos comentado varias veces en DB.

En este sentido, el nombre de un futbolista empieza a sobresalir por encima del resto en cuanto a figuras a incorporar: Paulo Dybala. El argentino se ha convertido en la principal apuesta de cara a convertirse en una futura estrella mundial al mismo nivel que Messi o Cristiano Ronaldo. Es un potencial Balón de Oro y sus últimos guiños al Real Madrid a través de las redes sociales dejan claro que el club blanco puede pegar un auténtico ‘pelotazo’ con el jugador de la Juventus. Si hay un próximo gran fichaje que arrebatarle al Barça, es Dybala.

Florentino lo sabe. El fichaje es cada día una posibilidad más real, y no solo supondrá un avance en materia futbolística. También ampliará beneficios en el mercado sudamericano y contribuirá a hacer sombra a la MSN, algo que recalcan en Bernabéu Digital. Ha superado a cualquier otro objetivo blanco de cara al curso 2017 – 2018 y, como Neymar, encarnará una lucha feroz entre Barça y Madrid por hacerse con el nuevo gran aspirante al trono del fútbol mundial en los próximos años.