COMPARTIR:
Foto: La República EC

Fuente: StudioFútbol

Mucho se ha hablado en las últimas semanas acerca de una nueva obligación de Barcelona SC con un acreedor. Esto se ha relacionado con la empresa Servisky S.A., la misma que hace unos años atrás firmó un contrato con la entidad amarilla.

StudioFútbol entrevistó a José Herrera, representante de esta compañía en donde dio detalles de esta situación. Explicó cómo se dio el vínculo entre ambas empresas allá por finales del 2010:

“El tema surge cuando el presidente Eduardo Maruri abandona la presidencia de Barcelona. En ese momento asumió Alfonso Harb. Me convoca un viejo amigo que tenía una cercanía con la dirigencia a una reunión en la casa de Harb. No podían contratar jugadores, estaban suspendidos, la situación económica era caótica. Según expuso el señor Harb solo había 2000 dólares en caja, así que empezó a pedir colaboración de los barcelonistas”.

“Se empezó a inyectar dinero a Barcelona sin intereses, con el único interés de ayudar al club. Esa cifra ya bordeaba alrededor de un millón de dólares, no había forma que el club pudiera producir para devolver, más bien necesitaba recursos. Ante esta situación se definió en conjunto con el directorio el traer nuevos negocios, el explotar la marca Barcelona, una de las ideas que se nos ocurrió era explotar la marca en celulares y mensajes de texto, eso lo hicimos con una operadora celular. Un porcentaje iba para la operadora y la otra para Servisky”.

“Al club se lo dejó en positivo con una buena cantidad muy importante de dinero, eso fue arriendo de un negocio. No era un riesgo, el único favorecido era Barcelona. Lamentablemente cuando los hermanos Noboa ganaron las elecciones dieron por terminado el contrato, ellos sabrán el porqué. Solo era por la explotación de los celulares y mensajes de texto, el contrato estuvo vigente entre seis y siete meses. El negocio empezó a dar sus réditos, la deuda se hubiera terminado de pagar en seis años. Era algo que todos los meses iba creciendo, todo lo que se iba recaudando iba bajando la deuda. El valor de la deuda era alrededor de 800 mil dólares”.

La finalización unilateral del contrato en la gestión de los hermanos Noboa:

“El problema principal y que está documentado en el juicio como uno de los argumentos de BSC es que cuando el Sr. Noboa dice que da por terminado el contrato se le pide que proponga una forma de pago para poder recuperar los valores que se dieron por anticipado, la respuesta fue que no había nada que pagar, como el contrato había sido terminado no se debía nada, eso es absurdo. Me refiero a Luis Noboa, pero Antonio era el presidente. Para mí al final terminan siendo los dos. La comunicación sobre esto era con Luis Noboa.”

Ante semejante absurdo la compañía ganó en las tres instancias. El juicio terminó en la dirigencia de los hermanos Noboa. Era una cifra muy inferior a los dos millones que se piden ahora. Sobre esa cifra inferior, la decisión que se tomó (Servisky) era que se prefería negociarse el documento con una entidad financiera porque que no queremos meternos al problema de cobrar este juicio. Ese documento tuvo varias penalizaciones y terminó en poder de un banco por dos años y está reclamando ahora los dos millones por costos de abogados e intereses. Servisky no tiene injerencia. Hace casi dos años se vendió esa deuda, esa institución es la que va a recibir ese dinero. Los señores de la dirigencia actual no tienen nada que ver en este asunto.”

¿Conversaciones con la dirigencia actual?

“Yo soy un barcelonista ferviente, por mi parte en un par de oportunidades hemos tenido la oportunidad de conversar, no necesariamente en estos días porque ellos tienen clarísimo que el que les está reclamando el dinero es un banco, no es Servisky y peor yo. Lo que si hemos hecho es sugerirle un par de opciones con las cuales independiente de esto nosotros podamos colaborar con BSC para que pueda producir un dinero que le sirva para refrescar sus cuentas”.