COMPARTIR:

Fuente: StudioFútbol

Un potente grupo inversor chino, Sino-Europe Changxing Sports Investment, ha comprado el Milán por 740 millones de euros y el compromiso de invertir otros 350 en fichajes en sus tres primeros años de gestión. Sus dos objetivos prioritarios para la próxima temporada son dos jugadores del Real Madrid: Isco y Morata.

El representante del grupo chino, el empresario Yonghong Li, ya ha provisionado 150 millones para el fichaje de los madridistas tras los informes técnicos y económicos que han preparado sus directores deportivos, Marco Fassone y Massimiliano Mirabelli, que conocen no sólo el fútbol que Isco y Morata pueden aportar al Milán, sino también que es un momento propicio para tentarles por su desilusión tras no haber cuajado como titulares en el Real Madrid. De no salir esta doble operación con el Real Madrid, la alternativa que manejan los nuevos dueños del Milán son otros dos jugadores que estuvieron en España y ahora juegan en la Premier: Agüero y Alexis Sánchez.

Mirabelli, que antes de fichar por el Milán trabajó para el Inter y el Sunderland, considera a Morata un fichaje prioritario porque el objetivo de los nuevos propietarios chinos no sólo es devolver al club al grupo de los grandes de Europa, sino sobre todo posicionarlo otra vez como alternativa a la Juventus, el club en el que Morata jugó en Italia. Precisamente esta circunstancia, romper el vínculo de Morata con la Juventus, será lo más difícil. A su favor para sacar adelante la operación cuenta, además del dinero que están dispuestos a pagar por Isco y Morata, el hecho de que en el Milán jueguen otros dos futbolistas con los que ambos coincidieron en las categorías inferiores de la Selección: Suso y Deulofeu.

El Milán, que durante los últimos 30 años ha sido propiedad de Silvio Berlusconi, ha sido vendido a Sino-Europe Changxing, grupo que tiene detrás a Haixia Capital, un fondo de inversión participado por el Gobierno de China. Sus recursos económicos son fuertes hasta niveles aún desconocidos en Europa y este mismo viernes ha sido convocada la Asamblea de Socios del Milán, que controla la familia Berlusconi con el 99,93 por ciento del capital, para hacer oficial la venta. A partir de ese momento, el club lombardo de capital chino intensificará las gestiones para reforzarse con Morata e Isco.