COMPARTIR:
REUTERS

Fuente: MD

El hecho de que todavía Messi no haya renovado por el Barcelona sigue provocando que tenga muchos pretendientes. El diario italiano La República desvela que los nuevos dueños del Inter, el grupo chino Suning están dispuestos a poner todo el dinero que sea necesario para hacerse con los servicios del argentino. Su intención es hacerle una oferta irrechazable y esperar al verano del 2018 que es cuando acaba el contrato con la entidad azulgrana.

La intención es no pagar un euro al conjunto catalán y ya para enero de 2018 estarían en condiciones de negociar con Messi. Bartomeu sabe de esta posibilidad y por eso de manera inmediata quiere negociar la continuidad de su jugador referencia y la intención es hacer un contrato que le permita retirarse en el Barcelona. Ya incluso se especula que los nuevos jefes del Inter podrían estar en la línea de darle más de cien millones de euros limpios al año.