COMPARTIR:

Fuente: StudioFútbol

El fútbol muchas veces no es ecuánime pero para mi en el 90% de las veces es campeón quien debe serlo, el que hace mejor las cosas pero por eso también existe en nuestro país y el mundo los campeones sorpresas: “los batacazos”, “los que les suena la flauta” y más epítetos para los que se coronan de forma imprevista.

En la noche del miércoles 18 de diciembre del 2013, o sea ayer, se entregó el nuevo sistema de campeonato para el año 2014, así les duela a muchos porque a TODO quieren encontrarle la quinta pata al gato, la mala intención porque por todo piensan mal deben analizar y ser un poco más imparciales y darse cuenta que este sistema va un paso más a la justicia, nuevamente para premiar a los regulares, a los que siempre han estado ahí, a los que pelean todo el año, no una etapa.

Algunos eruditos que piensan que este cambió es radical, que es para “beneficiar a los equipos de AFNA”, pensamiento absurdo y discúlpenme por ser tan crudo, porque creen que porque “Guayaquil” es bicampeón “por eso” deciden cambiar el sistema de campeonato, es simplemente vivir con delirios de persecución hacia los equipos de la costa, cuando los cambios que han hecho le dan peso a la acumulada y le quita todo el peso al posicionamiento por etapa.

En el año 2010 cuando Emelec era dirigido por Jorge Luis Sampaoli cerró las dos etapas con 92 puntos, futbolísticamente por largo el mejor del año pero apenas un punto por encima de Liga que término con 91 unidades. El equipo de Bauza ganó la segunda etapa y se tuvo que jugar una final. En Casa Blanca los locales sacaron una buena diferencia en la final de ida con el doblete del hoy hombre azul, Miller Bolaños, 2-0 ese partido. El 1-0 de la vuelta no alcanzo pero sumó tres puntos. Emelec finalizo el año con 95 puntos y Liga de Quito con 94, el que tenía un punto menos en la acumulada fue campeón. Las reglas estaban escritas así, los albos supieron manejar mejor esos 180 minutos. ¿Fue justo? Para mi no porque el vicecampeón había sumado más puntos en el torneo ¡pero! así estaban escritas las reglas, así que se podría decir que sí, fue justo porque las reglas son las reglas.

Hoy se quita el poder al que hace las cosas bien en una etapa para dárselo al que mejor haga las cosas en los casi 11 meses que dura el campeonato y ¿algunos se quejan? Con el sistema pasado de campeonato podías tener una paupérrima etapa pero como lo hiciste extremadamente bien en la otra puedes llegar la final y ser campeón. ¿Es justo? No. Todo se reparte por acumulada, como debe ser. Se premia al regular y no nos olvidemos de algo: Emelec y Barcelona fueron campeones porque fueron los mejores, ganaron sus dos etapas y no existió pero de nadie. Ahora sólo habría final, porque sumaron lo mismo, fueron igual de buenos, ESO SÍ ES JUSTO.

No dejemos nos vendan sentimientos de persecución, que todo lo que hacen es para perjudicar a unos u a otros; el que suma más será el campeón y punto, que a final de cuentas casi siempre el que suma más es el campeón más justo. El sistema del próximo año premia al regular.

Te podría interesar:   Presidente de IDV: "Ya es hora de ganar una Copa"