COMPARTIR:

Fuente: StudioFútbol

Nadie podía entender por qué no se realizaba el mundial de fútbol en el país en donde se había creado este hermoso deporte, hasta que llegó el día: Inglaterra 1966, dentro de uno de los más recordados partidos de los mundiales y envuelto por la polémica, Geoff Hurst se convirtió en el único hombre en el planeta en anotar tres goles (Hat Trick) en una final de Copa del Mundo, aquel día Inglaterra venció a Alemania (4-2) frente a 100.000 espectadores. Hurst consiguió el nombramiento de “Sir” y es miembro de la Orden del Imperio Británico gracias a esta Copa del Mundo.

El alemán Helmut Haller anotó el primer gol al minuto 12 y silenció a los ingleses. Inglaterra nunca había perdido frente a Alemania, tardó 5 minutos en empatar el partido en una jugada elaborada por el gran Bobby Moore quien vio a Hurst libre de marca y lanzó un centro justo a la cabeza que acabó siendo el empate para Inglaterra y el primer gol para Geoff. El segundo, nació de los pies de ‘Hursy’ que pateó mal y su remate lo desvió un defensa alemán, la pelota hizo un extraño movimiento hacia arriba y cayó a los pies de Peters que remató con todas sus fuerzas.

Todo se daba para que los inventores del fútbol ganen el partido, pero en el minuto 89 sucedió lo inesperado, Wolfgang Weber empujó una pelota que quedó boteando en el área y empató el partido agónicamente dando la alegría a los hinchas alemanes presentes en el estadio. Por primera vez, una final del mundo llegaba a la prórroga…

En el minuto 101 ocurrió una de las jugadas más polémicas de la historia, el más joven de la selección inglesa, Ball (20 años) centró al área y Hurst se tomó su tiempo para disparar, el balón chocó contra el poste superior y rebotó justo encima de la línea de gol y salió, los alemanes pensaban que pitarían córner, mientras los ingleses celebraban como conquista; el árbitro central Gottfried Dienst, corrió hacia su asistente Tofik Bajramov quien dio la última palabra y dio como válido el gol y puso a ganar a Inglaterra. (Tiempo después el mismo Geoff Hurst admitió que la pelota nunca entró, y en las repeticiones en video se ve claramente que efectivamente no es gol).

Curiosamente, en el Mundial Sudáfrica 2010 se vivió este duelo entre Inglaterra y Alemania en los octavos de final; en el minuto 38, con el marcador Alemania 2-1 Inglaterra, Frank Lampard pateó fuerte y su disparo golpeó en el travesaño superior y en rebote el balón paso completamente la línea de gol, era el empate para Inglaterra pero el árbitro anuló el tanto, volvió a la memoria de muchos el gol polémico de Hurst y Alemania recibía así justicia después de 44 años.

En la segunda parte de la prórroga, se jugó un partido a muerte de parte de los dos bandos, Alemania Occidental agotaba sus fuerzas para conseguir el empate pero en el último minuto Geoff Hurst recupera una pelota y corre a toda velocidad hacia el arco rival y antes de que se le acabe la cancha pateó con todas sus fuerzas y con la pierna izquierda, la menos hábil y la pelota terminó al fondo de las redes dándole la victoria a su equipo y anotando su tercer gol.

Geoff Hurst: Al dirigirme al borde del área, pensaba: “Voy a patearlo con mi pie izquierdo y si va más allá del arco, hacia el público, para cuando el recogebolas lo regrese el partido ya se habrá acabado. Lo patee mal y voló adentro”. Inglaterra era Campeón del Mundo.

“Jugar por Inglaterra, en el estadio de Wembley, en una final de la Copa del Mundo, y ganar y anotar tres; quiero decir, no sueñas con estas cosas” Sir Geoff Hurst.

Te podría interesar:   (GRÁFICO) Así será el fútbol ‘post coronavirus’
COMPARTIR: