COMPARTIR:

Fuente: StudioFútbol

Otro episodio de violencia se suscitó en el fútbol italiano este fin de semana, realmente lamentable.

Era un partido de la Lega Pro, la tercera categoría, que definió uno de los ascensos a la Serie B, Lecce y Carpi igualaron 1-1 en el estadio Vía Mare, los segundos pudieron subir a la serie B

Lecce descendió a la tercera categoría la temporada pasada como castigo por el arreglo de partidos, y deberá jugar un año mas en dicha categoría.

Una vez finalizado el partido, los denominados hinchas del Lecce rompieron los alambrados y accedieron al campo de juego. En el ingreso a los vestuarios, comenzaron a hacer presión para acceder hasta el lugar donde se encontraban los jugadores, pero fueron contenidos, primero por guardias de seguridad privada y luego por la policía.

Los destrozos se sucedieron: los fanáticos rompieron los bancos de suplentes y agredieron a la prensa, por lo que un camarógrafo de la cadena RAI vio cómo su equipo de trabajo era totalmente destruido.

Te podría interesar:   ¿Reemplazo de Neymar? El PSG va por Dybala